Dee Snider (Twisted Sister) se sincera sobre Queen y Led Zeppelin: "Sus canciones no me decían nada"

El vocalista de Twisted Sister afirma que prefiere a Alice Cooper antes que a Queen o Led Zeppelin
Dee Snider (Twisted Sister) se sincera sobre Queen y Led Zeppelin: "Sus canciones no me decían nada"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con la radio Q104.3 New York (a través de Ultimate Guitar), el vocalista de Twisted Sister, Dee Snider, ha hablado sobre lo que opina de dos bandas legendarias, Queen y Led Zeppelin, afirmando que, según su gusto personal, se siente más identificado con los temas de Alice Cooper.

"Cuando era un chaval, me encantaba escuchar a Alice Cooper. Mira, Led Zeppelin ha sido una enrome influencia para mí, y Queen también, así como algunas esas bandas. Me gustan esas bandas, pero sus canciones no me decían nada. Sus letras son como: 'Si hay bullicio en tu seto, no te alarmes...' (''If there's a bustle in your hedgerow, don't be alarmed now...', parte de "Stairway to Heaven" de Led Zeppelin). ¿Qué narices me estás diciendo? Y luego está Freddie, hablando de esos tipos extraños que son hadas, del golpe maestro y todo eso".

"Sin embargo, después, aparece Alice Cooper y me canta: 'Soy un chico y soy un hombre, tengo 18 y me gusta" ('I'm a boy and I'm a man, I'm 18 and I like it', parte de "I'm Eighteen") y yo tenía 18 años y pensaba: 'Vale, este tipo me está hablando en inglés y entiendo, claramente, cada cosa que me dice'".

"Así que conecté con Alice Cooper en ese nivel y, después, cuanto más le escuchaba, más sentía que me entendía. (…) Así que dije: 'Vamos a ser los mejores amigos'. Sin embargo, al final, cuando Twisted Sister se separó, Alice resultó estar en un mal momento de su carrera. Estaba saliendo de su adicción al crack, era un alcohólico, estaba enganchado a la cocaína, y, como te he dicho, se convirtió en un demonio del crack por un tiempo. Todo esto no se supo hasta que sacó su documental".

"Él ya no era guay en 1984, ya no estaba de moda, pero yo seguía gritando: 'Este tío es mi héroe, es mi mayor influencia y bla, bla bla...'. El caso es que un día, me llega una docena de rosas negras entre bastidores después de un concierto. Eran de Alice Cooper, dándome las gracias por todo lo que estaba diciendo de él y por alabarle tanto. Después, se acercó a ver el show, nos conocimos y nos hicimos amigos".

"Y, ¿sabes qué? Tenemos mucho en común salvo por el tema de las drogas, porque yo nunca he consumido nada de eso. Él ha estado casado ya durante cuatro décadas, tenemos mucho en común. Es un tipo maravilloso y muy simpático, ha ido al infierno y ha vuelto, ha vivido para contarlo y, por encima de todo, es un tipo muy decente. Me gusta pensar que, al final, yo también me he convertido en un buen tío".

RockFM