La demanda más surrealista en Guns N'Roses: 2000 dólares de multa cada vez que tomaba cocaína

El batería Steven Adler denunció a la banda alegando que había sido forzado a tomar cocaína
Guns n' Roses, Estadio de San Mamés, Bilbao, 30/V/2017

Tiempo de lectura: 2’

Tantas personas han pasado por la banda Californiana que estás cosas acaban ocurriendo. ¿Cosas como que se denuncien unos miembros a otros? Y cosas peores, pero hoy vamos a centrar en esta denuncia que hizo Steven Adler a sus compañeros en el año 1991.

El que fuera batería de Guns N' Roses entre los años 1985 y 1990 al parecer no lo pasó muy bien durante su estancia en la banda. Después de dejar el grupo, denuncio a los miembros por, presuntamente, ser forzado a probar ciertas drogas y luego recibir una multa por parte del resto. Y no solo fue eso, sino que también demandó a la firma de abogados que había estado detrá sde el por fraude, falta de representación y abandono de sus obigaciones fiduciarias. Básicamente acusaba que le habían forzado a tomar un acuerdo con la banda que no era muy bueno para él.

Para poner un poco en contexto, Steven fue expulsado de la banda en 1990 por sus problemas por las drogas, y aquí es donde está el foco del juicio. Steven habló de un contrato en el que se le obligó a firmar que cada vez que consumiera heroína tenía que pagar 2.000 dólares de multa: "Lo que estos contratos decían en realidad es que la banda estaba pagando 2.000 dólares para irme. Estaban tomando mis regalías y todos los créditos de escritura. Solo querían que me fuera".

La resolución de todo esto se dio en 1993 y fue de forma extrajudicial. Arriba tienes las decaraciones de Axl Rose en el juicio donde dice que lo que contaba Adler estaba fuera de todo lo que había vivido dentro de la banda. Los Guns le pagaron a su ya exbatería 2,25 millones de dólares de liquidación sobre esta demanda y él recibio el 15% de las regalías de lo que habían grabado juntos como banda.

RockFM