La descripción más sincera de Jim Morrison (The Doors): “Le emocionaba pensar en ponerse enfermo”

Robby Krieger, guitarrista de The Doors, recuerda cómo era, en realidad el legendario cantante
  • Henry Diltz
Facebook: The Doors

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con The Guardian (vía Ultimate Guitar), el guitarrista de The Doors, Robby Krieger, ha hablado sobre Jim Morrison, explicando cómo era en realidad el legendario cantante y realizando una cruda descripción de su personalidad.

“Jim nunca había cantando antes de entrar a la banda y los músculos que se utilizan para hacerlo. No tardó mucho, pero Jim se convirtió en un 95 sobre 100 después de comenzar como un 10. Su voz se convirtió en un arma”.

“Jim era muy tímido y reservado sobre el escenario al principio. Según tocamos noche tras noche, fue mejorando más y más, era cada vez más salvaje”, relata Krieger.

“La mayor parte de la gente, cuando toma ácido, se vuelve introvertida y callada. Con Jim, fue lo contrario. Iba a por ello de verdad”, prosigue. “Creo que Jim creía que la vida era aburrida y que mucha gente se limitaba a pasar por el aro, así que intentaba asustarles. Hacía lo que fuera para aumentar la locura”.

El guitarrista añadió, también, que Jim no dudó en seguir manteniendo su comportamiento después de contagiarse de sífilis, mostrándose hasta emocionado de estar enfermo.

“La mayor parte de la gente tendría miedo si contraen una ETS potencialmente letal, pero él estaba emocionado de sentirse cerca de los poetas y pintores enfermos del siglo XIX que él había idealizado”.

“Quería que no le tratasen para poder experimentar de verdad lo que era volverse loco...”, asegura Krieger. “Creo que Jim tenía problemas reales de salud mental -depresión maníaca o lo que fuera- y cuando la prensa le preguntaba por su familia, decían que estaban muertos”.

“Su madre era rara. Era muy mandona. Pero él estaba obsesionado con ella”.

Sobre los shows en directo de The Doors, Robby Krieger explicó lo siguiente:

“Cuando la gente nos venía a ver, sabían que no era solo un show. No había ninguna diferencia entre el Jim que estaba sobre el escenario y el que estaba fuera”.

“Estoy bastante seguro de que Iggy Pop no va revolcándose en cristales cuando va al supermercado y dudo que Hendrix prendiera fuego a su guitarra solo para calentarse. La magia de Jim residía en que era simplemente Jim”.

“La música durará más que todo eso del 'loco Jim'. Eso es lo que permanecerá sobre The Doors en la cabeza de la gente durante los próximos 50 años”.

RockFM