Descubre el tráiler del documental de Woodstock '99: el festival más infame de los '90

Sumérgete en los misterios para descubrir los egos, la codicia y la música que alimentaron tres días de caos en 'Clusterf**k: Woodstock '99' (Netflix)

Tiempo de lectura: 3’

Netflix lanza el próximo 3 de agosto la docuserie 'Clusterf**k: Woodstock '99'. En solo tres capítulos se podrás descubrir qué ocurrió de verdad en el festival. (Vía Louder)

El documental incluye entrevistas a testigos que estuvieron los tres días del festival. De esta manera, los testimonios con los que cuenta la serie podrá ofrece una visión del evento con imágenes inéditas de los asistentes.



Woodstock '99 se celebró en Rome, al norte de Nueva York, durante el fin de semana del 22 al 25 de julio de 1999. El cartel lo encabezaban grandes grupos como Metallica, Red Hot Chilli Peppers, Rage Against The Machine, Korn, Limp Bizkit y Megadeth. El festival consiguió reunir a 400.000 amantes del rock al recinto.

El gran objetivo era hacerse eco de la unidad y el idealismo contracultural del concierto original de 1969, pero que, en cambio, derivó en disturbios, incendios y agresiones sexuales. En un principio, como se narra en el documental, iba a ser una celebración de la buena música. Esta docuserie se adentra en los misterios para descubrir los egos, la codicia y la música que alimentaron tres días de caos absoluto. Desde aquel momento, hace 23 años, se cambió la visión que se tenía del festival.

"'¿Qué hizo que en el festival estallara la violencia?', se pregunta el productor ejecutivo Tom Pearson. "¿Fue una incitación por la música de las bandas de rap metal que encabezaban el festival ? ¿O fue causa del resultado inevitable de la despiadada explotación a los trabajadores del festival?"

Jonathan Davis, de Korn, afirma en el documental: "Cuando lo ves con tus propios ojos, es diez veces más impactante".

El concierto de Limp Bizkit en el festival fue un hecho trágico, con casos de una violación en grupo, e incluso la banda de Fred Durst fue acusada de incitar a los disturbios. Los Red Hot Chili Peppers actuaron en el momento en el que ocurrieron todos estos acontecimientos. El grupo tocó una versión del “Fire” de Jimi Hendrix mientras las llamas ardían en Woodstock '99. Fue un momento agridulce para la banda de Anthony Kiedis ya que los fans, que estaban furiosos, se empezaron a tomar la justicia por su mano.

1200 personas del público tuvieron que ser atendidas por servicios médicos, y 44 personas fueron detenidas. Además, durante la actuación de Metallica, uno de los asistentes se desmayó y unas horas más tarde en el hospital, falleció por un golpe de calor. Aquella edición de Woodstock pasaría a ser la más infame de toda la historia de los festivales.

El intenso calor, la falta de servicios sanitarios y el acceso a agua potable gratuita agitaron a un público que ya estaba al límite. Los atajos y las medidas de reducción de costes habían disminuido la seguridad, lo que permitió que la ira y la frustración de la multitud estallaran en disturbios y destrucción incontrolados. Así como Woodstock 69 se dio a conocer como una celebración de la paz y la inclusión, Woodstock 99 se convirtió en un verdadero infierno en la tierra.

Este suceso ha tenido mucha repercusión porque se ha llevado a la pantalla en varias ocasiones como en la primera película de la serie Music Box, dirigida por Garret Price y producida por Bill Simmons, 'Woodstock 99: Peace, Love, And Rage'. Además, se estrenó el viernes 23 de julio en la plataforma de HBO coincidiendo con el 22º aniversario del festival, 'Music Box: Woodstock 99: Peace, Love, And Rage'. Este documental investiga: "¿Cómo el festival acabó derrumbándose bajo el peso de su propia y equivocada ambición".



La película quiere apreciar el mito de los años 60, la banda sonora de los grupos de rock más agresivos de la época, revelando así curiosidades sobre los peligros de la nostalgia teñida de rosa en la era del comercialismo y los beneficios. El publico que asistió al festival ofrece una perspectiva sin filtros de los acontecimientos, arrojando luz sobre cómo un fin de semana arraigado en la música y la unidad se convirtió en un caos.


RockFM