La desgarradora crítica de Slash (Guns N' Roses) a Aerosmith en su entrevista inédita

El guitarrista de Guns N' Rosas cuenta su decepcionante primera experiencia viendo a Aerosmith en directo
La desgarradora crítica de Slash (Guns N' Roses) a Aerosmith en su entrevista inédita

Tiempo de lectura: 4’

En una entrevista inédita con Classic Rock Magazine, el guitarrista de Guns N' Roses, ha hablado sobre cómo Aerosmith influyó en su carrera, así como de la decepcionante primera vez en la que les vio en directo. La entrevista original, que no estaba disponible hasta ahora, data de 2005, en una de las etapas más dulces del músico con Velvet Revolver.

"Cuando era un niño y vivía en Inglaterra me crié escuchando a The Rolling Stones y a The Who, que eran las bandas favoritas de mi padre. Eran lo más cercano a la anarquía en aquel momento. The Beatles eran monos y adorables, pero The Who eran tan rudos y ruidosos, te destrozaban con sus power chords en tu cara", comenzó explicando Slash sobre su infancia y las primeras bandas que escuchó.

Entonces, el guitarrista procedió a contar la historia de cómo conoció a Aerosmith: "Cuando me mudé a Estados Unidos tendría 13 o 14 años y comencé a descubrir la música por mí mismo. Estaba detrás de una chica que me doblaba la edad. Cuando finalmente fui a su apartamento, me puso el 'Rocks' de Aerosmith por primera vez".

"Para mí, Aerosmith era emocionante por su música, no por su estilo de vida o su imagen. No me empecé a fijar en cómo lucían las bandas hasta tiempo después. Conocí a un montón de estrellas de rock cuando era un niño porque mis padres eran parte de aquella escena, así que nunca fue algo importante para mí. Solo cuando comencé a comprar revistas comencé a fijarme en la imagen de los artistas", explica el guitarrista de Guns N' Roses.

Sin embargo, la primera vez que Slash consiguió verles en directo, sus sensaciones distaron mucho de ser las mejores: "Fue en 1978 en el Workd Music Festival que duraba dos días y en el que tocaban 15 o 20 bandas en cada jornada. Recuerdo que Ted Nugent y Cheap Trick eran las atracciones principales del primer día y Aerosmith y Van Halden del segundo. ¡Pero sonaron jodidamente horribles!".

"Sólo había una canción en todo el set que llegué a reconocer. Todo era una gran barrera de ruido. Fue muy decepcionante, esperaba que fueran más profesionales".

Cuando el entrevistador le sugirió que quizás la banda estuviera bajo el efecto de las drogas, Slash no se lo pensó dos veces: "Estoy seguro de que sí. En aquel entonces no entendía el punto en el que estaba la banda. No sabía que, en aquel momento, ver a unos buenos Aerosmith era algo muy raro. Van Halen les superó con creces".

"Pero yo era realmente inocente", explica el músico. "Recuerdo ver a Steve Tyler caerse en el escenario y pensar: 'Wow, este tío es realmente torpe'. No tenía ni idea de que había drogas involucradas en el asunto", narra. "No me di cuenta hasta que Joe Perry dejó la banda en 1979. Se habló mucho sobre sus problemas con las drogas. Me molestó muchísimo. No podía comprender como una banda como esa rompía por algo tan estúpido".

El joven Slash no podía soportar la idea de que su banda favorita se fuera a separar: "Cuando Keith Moon murió, entendí por qué The Who se separó. Cuando John Bonhan murió, Jimmy Page dijo que la banda no podía continuar sin él y también lo entendí. Pero cuando Aerosmith lo dejaron, se me rompió el corazón".

Sobre las drogas y su "glamour" en las bandas de rock, Slash expresó su particular punto de vista: "Bueno, lo cierto es que yo vengo de un contexto parecido. Estuve en contacto con muchas drogas desde que era muy pequeño. Su música y su actitud eran los elementos que me llamaron de ellos".

"Después, cuando comencé a montar mis propias bandas, siempre estaban bebiendo whiskey, fumando hierba o tomando ácido. Hacían toda esa clase de mierdas. Sin embargo, creo que no entendí los verdaderos probleas de Aerosmith hasta que empecé a consumir heroína yo mismo".

En cierto punto de su carrera, Slash tuvo la ocasión hacer una gira conjunta entre Aerosmith y Guns N' Roses, aunque las cosas no fueron como en principio hubiera podido desear: "Guns éramos un puñado de muchachos pendencieros y Aerosmith mantuvo la distancia".

"No llegamos a pasar tiempo juntos porque tenían una regla que prohibía el alcohol y los químicos. Si estabas cerca de ellos no tenías permiso para llevar nada encima ni podías estar jodido. Pero bueno, llegué a conocerles y nos hicimos amigos".

Dicho esto, con su regreso en los '90, Slash acabó dejando de interesarse por los de Boston: "Me esperaba y compraba sus discos para escucharlos, pero nada me hacía sentir como 'Rocks', ni siquiera el 'Draw the Line' de 1977. Hay algo sobre ese disco, la manera en la que suena, cómo fue grabado. Estaba todo compaginado a la perfección, estaban tomando las drogas correctas. Tenían cierta chulería, acababan de comenzar a disfrutar el éxito de 'Toys in the Attic' y hicieron un disco de hard rock realmente intenso".

¿Y qué fue lo que, según Slash, era "la combinación correcta" de drogas? "Una combinación de cocaína y heroína. Creo que encontraron un estupendo y agradable equilibrio químico. Cuando empiezas a tomar drogas, hasta que se convierte en un hábito, te lo pasas bien y te sientes creativo".

Sin embargo, pese al éxito y las buenas sensaciones, Slash advierte, si todos los que han sobreivido lo han dejado, es porque les ha hecho mucho daño: "Todo el mundo ha grabado un disco bajo el efecto de la heroína. Lo que pasa es que no dura para siempre, al final acabas mal".

RockFM