Después del éxito del concierto de Love of Lesbian, se prepara el experimento más “atrevido” de la pandemia

El concierto de Love of Lesbian en Barcelona no generó contagios incrementados, pero ahora se busca subir el nivel
Después del éxito del concierto de Love of Lesbian, se prepara el experimento más “atrevido” de la pandemia

Tiempo de lectura: 3’

Tal y como informa NME, el concierto de Love of Lesbian que tuvo lugar en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con unas 5000 personas entre el público, no ha mostrado signos de infecciones incrementadas por COVID-19. Ahora, en Liverpool, se preparan para otro experimento que supondrá un “más difícil todavía”.

Los investigadores solo han detectado seis contagios de coronavirus entre el público en las dos semanas siguientes al show, lo cual está por debajo de la media de transmisión española. Se ha confirmado que al menos cuatro de estos asistentes se contagiaron de la enfermedad en un lugar distinto al show.

“No hay nada que indique que hubiera contagios durante el show”, dice el especialista Josep Maria Lilbre.



“Queridas y queridos. Después de conocer los excelentes resultados del concierto en el Palau Sant Jordi del pasado 27 de Marzo queremos felicitar, en primer lugar, a los organizadores y asesores científicos que creyeron en este proyecto desde sus albores”, ha dicho la banda que encabeza Santi Balmes.

“Durante los meses previos una multitud de personas trabajaron en equipo para diseñar un protocolo a partir del cual, aquellas 5.000 personas que asistieron pudieron revivir un par de horas más semejantes posible a aquel pasado que ahora tanto añoramos. Creemos de todo corazón que aquel día se estableció un libro de estilo acerca de cómo organizar eventos en estos tiempos. Tal fue la sensación de que estábamos en buenas manos que nuestra banda decidió formar parte de este ensayo clínico”.

“Sabíamos que, de algún modo, éramos la cabeza visible de todo el proyecto. Como no podía ser de otro modo, situarnos en la proa de este barco, provocó que durante los primeros días recibiéramos todo tipo de oleajes”.

“Sin embargo, algo en nuestro fuero interior nos gritaba que teníamos que dar el paso. Y el paso se dio. Esperamos que, a partir de ahora, después de estos excelentes resultados, el mundo de la cultura sea escuchado como merece, porque somos fuente de riqueza en muchos sentidos”.

“Por enésima vez se ha demostrado que la cultura es segura. Obremos, pues, con prudencia, pero también en consecuencia. Se puede ser valiente cuando hay garantías, porque esto es lo que diferencia la valentía de la inconsciencia. Los datos han dado la razón”.

“Desde aquí queremos agradecer a todas las personas y entidades implicadas en el concierto del Palau Sant Jordi, a las bandas y músicos que nos enviaron mensajes de ánimo y, por encima de todo, al maravilloso público que comprendió que ellos también representaban a todos. Los consumidores culturales del país, y se comportaron a la altura de las circunstancias. Orgullosos y felices, recibid un saludo musical. Love of Lesbian”.

El más difícil todavía

Un test similar tendrá lugar en Reino Unido el próximo domingo, 2 de mayo, con Blossoms, The Lathums y Zuzu, que tocarán delante de 5000 fans en Sefton Park, Liverpool, que, por lo general, puede acoger a 7500 fans.

Los que asistan tendrán que hacerse una prueba rápida de COVID-19 en un centro local antes de poder entrar al concierto, además de otra después del show. Sin embargo, y aquí viene lo curioso, no se exigirá que se lleven mascarillas ni se practique la distancia social.

Este show es parte de los planes gubernamentales ingleses para ir implementando, poco a poco, el regreso de la cultura con una serie de pruebas para descubrir hasta qué punto se puede llegar en la organización de eventos mientras se sigue manteniendo la seguridad.

Este “piloto” ha sido organizado por Melvin Benn, quien también se encarga, entre otros, del festival Reading & Leeds y que ha comentado lo siguiente a NME: “Hubo un intento de hacer un show así en Alemania antes de Navidad. En el español que todo el mundo tuvo que comportarse y llevar mascarillas, había una limitación de lo que la audiencia podía o no hacer”.

“Este será el primer concierto del hemisferio norte que será un verdadero show. Habrá 5000 personas sin distancia social ni mascarillas y habrá barras de bebida y comida en el recinto. Se sentirá como una mini versón de un festival. Los asistentes podrán comportarse como si la COVID nunca hubiera existido”.

“El mundo entero estará pendiente. Sabes cuantos conciertos he montado, pero este será el más histórico. Estoy realmente emocionado por ello”.

“Podrás quitarte la mascarilla y hacer como que esto nunca hubiera pasado. Solo canta, baila, choca, ríe y disfruta de las bandas, además de vivir la noche más histórica en la que jamás estarán involucrado”.



RockFM