El destino final de la casa de Paul McCartney no podría ser más enternecedor

Hablamos del mítico 20 de Forthlin Road, lugar en el que McCartney y John Lennon comenzaron su andadura en la música
El destino final de la casa de Paul McCartney no podría ser más enternecedor

Tiempo de lectura: 2’

Cuando encontramos un hecho trascendental, superior y que marca una época, automáticamente recurrimos a buscar el origen del mismo. Dónde se engendró. Ha pasado con las empresas más importantes como Apple y su mítico garage, y va a ocurrir próximamente con The Beatles. Y es que, Paul McCartney y su hermano Mike han decidido abrir al público uno de los lugares más sagrados para todos los seguidores de la mítica banda: su casa de la infancia.

Hablamos del mítico 20 de Forthlin Road, lugar en el que McCartney y John Lennon comenzaron su andadura en la música, suponiendo esta la primera pieza de lo que posteriormente acabaría convirtiéndose en una de los grupos más importantes de la historia de la música. La iniciativa, llamada 'Forthlin Sessions', permitirá que algunos artistas seleccionados compongan música en el mismo lugar que estas dos leyendas.

El destino final de la casa de Paul McCartney no podría ser más enternecedor


Hay que recordar que en esta conocidísima localización de la ciudad de Liverpool fue lugar donde ambos escribieron éxitos como "I Saw Her Standing There" o "When I'm 64". "Esta casa, para mí, es una casa de esperanza. Y espero que lo sea para los jóvenes que entren por esas puertas. Yo estaría en la otra habitación aprendiendo fotografía, pero mientras estoy haciendo todo eso podría escuchar ruidos de guitarra que vienen de esta habitación", explicó Mike (hermano de Paul) a Sky News, tratando de trasladarnos a los diferentes rincones de la casa. Puedes ver más fotos pinchando aquí.

"Allí estaban los que resultaron ser dos de los mejores compositores del mundo, McCartney y Lennon. Ensayaban con un libro escolar en el suelo, por eso esta casa es tan singular. Creo que es una idea brillante. Invitar a los jóvenes a esta casa y darles la oportunidad de hacer lo mismo que nosotros, partir de la nada y ver a dónde les lleva", terminaba detallando.

Una preciosa iniciativa con la que pretenden aunar dos aspectos básicos: honrar la memoria de McCartney y Lennon, y, a su vez, aprovechar el aura de la casa para poder ayudar a “fabricar” nuevos músicos de éxito. Veremos cómo evoluciona y seguiremos informando sobre un proyecto que pinta muy pero que muy bien.

El destino final de la casa de Paul McCartney no podría ser más enternecedor

A general view of Sir Paul McCartney's childhood home at 20 Forthlin Road in Allerton, south Liverpool, which has become a listed building.CORDON PRESS


RockFM