El día que Dee Snider (Twisted SIster) le dio una paliza a un fan de Dio

Los inicios de Twisted Sister haciendo de teloneros para Motörhead
El día que Dee Snider (Twisted SIster) le dio una paliza a un fan de Dio

Tiempo de lectura: 2’

Durante una conversación con Kerrang, el cantante de Twisted Sister, Dee Snider, recordó los primeros tiempos y cómo la banda tuvo la oportunidad de telonear para Motörhead.

Cuando el entrevistador le dijo: "Antes de firmar, fuisteis invitados al Reino Unido para hacer de teloneros de Motörhead. Eso debió de ser una inyección de confianza, ¿no?", el músico respondió (según la transcripción de Ultimate Guitar): "Aquello fue como un concierto de misericordia. Nuestro representante se había hecho amigo del representante de Motörhead, y nos pusieron en el cartel, sin que tuviéramos todavía un álbum".

"Y si miras el cartel, éramos como el quinto en discordia. Pero de alguna manera, con la cancelación de alguien y un par de cambios en la facturación, acabamos siendo invitados especiales, saliendo justo antes de Motörhead en un concierto en un estadio de fútbol".

"Y estamos en el 82, así que todavía no hay Mötley Crüe ni Poison. A Anvil le echaron del escenario porque Lips [cantante/guitarrista de Anvil] llevaba mangas de red y estaba tocando la guitarra con un consolador. La gente se asustó".

"Y en nuestro concierto, tuvimos que tocar cuando aún era de día, así que fue una experiencia bastante aterradora que resultó ser uno de esos puntos álgidos en nuestra carrera. Y todo eso se lo debo a Lemmy, que fue el que intervino".

"Él sabía cómo iban a reaccionar ante nosotros. Así que dijo: 'Yo os presentaré', y fue uno de los gestos más magnánimos que ha hecho nunca un cabeza de cartel: salir del camerino para presentar a una banda desconocida".

"Y eso nos dio suficiente margen para mostrar quiénes éramos y qué hacíamos. Y al final, fue una de las mayores ovaciones de mi vida. Acabábamos de cruzar y ser recibidos por el público británico. Y eso fue un regalo del cielo para nosotros".

¿Problemas con el maquillaje o el vestuario?

"¡Cada puta noche! Prácticamente no hubo una noche en la que no me peleara con alguien del público. Cuando alguien gritaba algo, yo perdía la cabeza y me ponía en plan machito. Y me ponía literalmente en bragas y medias y todo eso, y lo siguiente que hacía era saltar entre la multitud"

"Cuando estás en esos bares de moteros y cosas así, y tenías esta pinta, no podías ceder ni un ápice. Tenías que demostrar que estabas dispuesto a respaldar tu aspecto y tu derecho a lucir así. Tenías que ser capaz de luchar de verdad por tu posición".

"Durante mucho tiempo, no dejé de hacerlo, hasta una noche en el oeste de Massachusetts. Estábamos haciendo de teloneros para Ronnie James Dio, y alguien me lanzó una botella. Me subí a la barricada y le di una paliza al tipo".

"Al día siguiente, me despierta mi contable, mi representante, mi abogado, mi promotor y mi agente, todos gritándome. '¿Es que estás loco? Ahora tienes dinero, no puedes pegar a la gente'. Y yo dije, '¿Qué se supone que debo hacer?'"

"Así que me consiguieron un jodido guardaespaldas grande y fornido que iba conmigo a todas partes. Recuerdo la primera vez que ocurrió una situación así. Estábamos en un coche, una limusina, nos paramos en un semáforo, y desde otro coche... De todas las putas cosas estúpidas que podrías hacer, dice: '¡Twisted Sister es una puta mierda!'"

"La puerta se abre, el guardaespaldas sale del coche, saca al tipo del coche, le da una paliza, vuelve a entrar en el coche y nos vamos. Y él dice, '¿Cómo ha sido, jefe?' Le dije: "Es como ver a otro acostarse con tu mujer. Se ve bien, pero no se siente igual'".


RockFM