El día en el que Mick Jagger casi apuñala a Keith Moon

El batería de The Who era conocido por sus bromas pesadas, lo que le valieron el veto de 6 cadenas de hoteles en todo el mundo

Tiempo de lectura: 2’

Con su nuevo disco, Hackey Diamond bajo el brazo, y 61 años de carrera, The Rolling Stones sigue siendo una banda que da de que hablar y de vez en cuando nos cuenta historias que rozan entre el miedo y el humor más negro. Y las mejores son las que ocurren entre diferentes bandas que se reúnen como si de una reunión de primos se tratarse. Eso le pasaba a los Stones con la banda también británica, The Who. Pero, como en toda familia, existen roces que pueden hacer que se llegue incluso, en ciertos momentos a las manos, aunque sea por una equivocación.

Keith Moon, el bromista

La relación entre ambos grupos ha tenido sus altibajos en la historia. Y muchas veces se debe a ciertas personas que intoxican un poco el ambiente. Y es que Keith Moon, batería de The Who, tenía un sentido del humor muy peculiar con el que en ciertos momentos podía correr peligro hasta tu vida.

Se ha contando hasta la saciedad su afición por destrozar urinarios en los hoteles con petardos, tirar televisores desde los balcones (algo que también hacían los Rolling) o aparcar un Roll Royce en la piscina del hotel donde se hospedaban. Un niño travieso, vaya. Sus bromas pesadas, peligrosas y de mal gusto le proporciono el cargo de “bufón profesional” y le valió que no fuese admitido en 6 cadenas de hoteles diferentes en todo el mundo.



Batman en Los Ángeles

Mick Jagger fue una de las víctimas de este loco y a la vez prodigioso percusionista al que muchos han considerado el mejor de la historia. Así le definió Jagger en el programa de Howard Stern en octubre de 2021, : “Keith Moon era un absoluto lunático”. Y luego contó como por error estuvo a punto de apuñalarle.

“Una vez estuve en un hotel en Los Ángeles donde también se hospedaban The Who. Estaba dormido en mi habitación cuando derrepente alguien irrumpió en mi habitación un hombre con un disfraz de Batman. Me desperté y ahí estaba frente a mí, con mascará y todo. No es exactamente algo que esperas encontrarte en medio de la noche. Me asuste y busqué algo con lo que defenderme”.

Cuenta Jagger que esa noche había cenado en su habitación un bistec, por lo que tenía a mano un cuchillo de carne: “Agarré el cuchillo y le amenace. Entonces él empezó a gritar ¡Soy Keith! ¡Soy Keith!”. Jagger pensó que con Keith, quería referirse a Keith Richards, así que siguió amenazandoló: “¡Tú no eres Keith Richards! ¡Lo se por tu voz!”; a lo que el hombre disfrazado de Batman respondió: “¡No, Keith Moon, Keith Moon!” y se quitó la máscara quedando al descubierto como uno de los falsos monstruos de Scooby-Doo.







RockFM