El día que U2 paralizó una ciudad de 500.000 personas

La grabación del videoclip de su canción "Last Night On Earth" causó un verdadero caos en la ciudad de Missouri
El día que U2 paralizó una ciudad de 500.000 personas
  • Frederic Legrand - COMEO
Shutterstock

Tiempo de lectura: 2’

U2 pasaba por uno de sus mejores momentos como banda a finales de siglo y decidieron sacar su álbum 'Pop'', siguiendo con la consecuente gira PopMart Tour. No fue uno de los mejores discos del grupo ya que buscaban experimentar con nuevos sonidos, algo que a la gente no le hizo demasiada gracia. Aun así tuvo muchas ventas por el propio tirón de U2. Y en la sexta posición del disco esta la canción "Last Night On Earth", tema muy recordado por todos los habitantes de Kansas City, ya que esta canción literalmente les "paralizó".

Y es que para grabar el video de esta canción el conjunto irlandes pagó para que se cerraran cinco carriles de de las principales carreteras de la ciudad para que pudierangrabar tranquilos y agusto. Ellos querían unos planos determinados y eso tenía un pequeño inconveniente: colapsar la ciudad. Al parecer no fue mucho pedir para los dirigentes de la ciudad y se produjo la grabación mientras cientos de miles de coches esperaban atascados.

Seguro que los lugareños todavía se acuerdan de ese 20 de mayo de 1997 donde las autoridades de Missouri contabilizaron cerca de 100.000 coches que tuvieron que elegir una vía alternativa para que Bono y demás pudieran grabar tranquilos. Uno de los problemas fue el aviso que se dió a los ciudadanos,, el cual no existió. Por lo que mucha gente no se enteró, lógicamente, y ese día no llegaron a tiempo a trabajar. O directamente no llegaron. Por si no fuera suficiente el propio lío, a todo este colapso de la ciudad se sumo un corte eléctrico que dejó sin luz las calles y se produjo una colisión multiple donde un cadillac intentó esquivar a un fotógrafo y acabó estrellándose con otros coches. Evidentemente, U2 no tenía la culpa de esto.

A todo esto, sí que habñía muchos fans que estaban encantados con la presencia de U2 y decían que "no es algo que ocurra todos los días" mientras miraban a uno de sus grupos favoritos. Los mensajes de los conductores más enfurecidos iban por otro lado: “Obviamente, a nadie le importa realmente nuestra reacción, deberían habernos preguntado antes de que decidieran ocasionar este trastorno a medio millón, más o menos, de ciudadanos de Kansas”.

A todas estas declaraciones podemos sumar las palabras del alcalde Emanuel Cleaver, que no el importó mucho las opiniones de sus votantes ya que solo tenía ojos para la promoción que le daba la banda a su ciudad: “Al parecer, les gusta nuestro ‘skyline’, y el hecho de que el vídeo se ruede aquí generará medio millón de dólares a la economía local. También realzará nuestra creciente industria cinematográfica. Espero que la gente lo entienda, si se quiere crecer, a veces se pueden producir algunos inconvenientes”.

RockFM