La divertida anécdota de Ron Wood (The Rollling Stones) en un avión antes de un concierto con Slash

The Rolling Stones parecen no quedarse sin anécdotas y el guitarrista de Rob Zombie, John 5, narra una de ellas
La divertida anécdota de Ron Wood (The Rollling Stones) en un avión antes de un concierto con Slash

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con The Eddie Trunk Podcast, el guitarrista de Rob Zombie, John 5, ha contado cómo fue compartir avión con Ron Wood, hacha de The Rolling Stones, antes de dar un concierto junto a Slash hace algunos años.

"Tengo una gran anécdota con Ron Wood. Venía de tocar en un show con Slash que se llamó Slash & Friends en Oslo, Noruega. Estuvimos, a parte de Slash, Ozzy, Fergie, Ron Wood y yo, entre otros".

"Y estábamos todos en un avión, pero no entendíamos por qué tardaba tanto en despegar. Eché un ojo y me di cuenta de que todo el mundo estaba subido y en sus asientos salvo Ron Wood. Así que ahí estábamos, esperando, esperando, esperando... '¿Dónde está Ronnie?' Y de repente, apareció. Recuerdo mirar por la ventanilla y podías ver el acceso al avión, la vía por la que la gente entraba".

"Y ahí iba Ron Wood, con un cigarrillo en la boca y una bolsa de basura enorme llena de tabaco. No podía dejar de pensar, '¿Cómo de rockero es eso?'. Estaba subiendo al avión con su novia y tenía un aire de lo más rockero. Según llegó nos dijo, 'Perdonad, amigos' y se sentó en el avión".

"Me pusieron la habitación del hotel junto a la suya, así que pasamos tiempo juntos durante unos días y fue genial".

¿Pero acabó fumando Ron Wood también en el avión? John 5 responde y, además, también cuenta la historia de cómo conoció a Mick Jagger y a Keith Richards.

"Por supuesto que lo hizo, Ron fumaba hasta en la ducha, fumaba en todas partes... Mi historia con Mick Jagger y Keith Richards, sin embargo, no es tan emocionante".

"Solía ser aparcacoches en fiestas de lujo en Hollywood. Trabajaba en una empresa llamada Chuck's Parking cuando tenía 19 o 20 años. En este evento, de repente, apareció Keith Richards y yo estaba como, '¡Oh dios mío, Keith Richards! ¡Soy un gran admirador!'. La verdad es que en ese momento me dio igual si me despedían".

"Y entonces, también vi a Mick Jagger y me quedé como, '¿Qué narices? ¿También él está aquí? ¡Esto es increíble!'. Me encantaban los Stones y tuve que hacerlo. Me metí en el coche de Mick y lo conduje como durante 20 minutos. No sé si era alquilado, seguramente sí".

"Pero era un buen coche y yo no podía parar de pensar, 'Tengo que hacerlo, me da igual, esto es genial'. Ya sabes, cuando trabajar de aparcacoches solo tienes que quedarte ahí y esperar a que todo el mundo salga, tienes mucho tiempo".

"Yo sabía que ellos no iban a salir porque había un momento en el que la fiesta acababa y entonces se iría todo el mundo. Así que decidí coger el coche de Mick Jagger y darme una vuelta. Y sí, Jagger me dio propina, los dos fueron realmente agradables todo el rato".

RockFM