Dos vías con las que Tony Iommi llegó al sonido de Sabbath

El guitarrista de Black Sabbath ha compartido cómo el grupo, y especialmente él, llegaron a ese sonido tan pesado y característico
ctv-byv-iommi-actor

 

Tiempo de lectura: 1’

Estos días se han cumplido cincuenta años desde que Black Sabbath debutaran con su disco homónimo. A la banda se le atribuye ser, en buena medida, la responsable de perfilar el sonido del heavy metal. Y, en ese sentido, hay un músico del grupo que destaca particularmente por ello: el guitarrista Tony Iommi.

En una entrevista a Rolling Stone, Iommi ha compartido dos de las formas a las que se aproximó a ese sonido tan pesado y caracteríostico de Black Sabbath. Por un lado, el gutiarrista comentaba que se tomaba la búsqueda de su sonido de la misma forma en que un actor se mete en la piel de un personaje. Iommi recuerda que se "sentaba en su cuarto y comenzaba a imaginar qué tipo de música le gustaría tocar". Aunque también es cierto que contaba con otra "fuente" de inspiración para dar con ese sonido tan pesado, que terminaría por ser una marca personal. 

Quizás esta segunda manera sea más llamativa; aunque, honestamente, también habitual en la historia de la música. Tony Iommi le atribuye al consumo de hachís parte de ese desarrollo musical: "Al principio no fumaba en absoluto, pero fue, probablemente, el hachís lo que trajo nuestra propuesta. Pero incluso entonces, me sentaba a imaginar algo demoníco o similar, e intentaba traducirlo a música".

Sin embargo, no se queda ahí. Recordemos que Tony Iommi sufrió un accidente en la fábrica en la que trabajaba, perdiendo varias falanges de su mano derecha. En un principio, los médicos que le atendieron le comunicaron que se olvidara de volver a tocar la guitarra; aunque sus ganas podían más que un pronóstico. Iommi recuerda que: "Había cosas que no podía tocar, así que tuve que ingeniármelas para tocar algo más duro y pesado, que cuadrara más con Black Sabbath".

RockFM