El emotivo regalo que motivó a Tony Iommi para seguir tocando tras perder los dedos

El legendario guitarrista tocar la guitarra con prótesis de goma en sus dedos
ctv-ckz-tony-iommi

Tiempo de lectura: 2’

Aunque algunas personas no lo saben, Tony Iommi, el legendario guitarrista de Black Sabbath, toca con prótesis en sus dedos, ya que perdió la punta de varios de ellos en un accidente industrial en su juventud. Ahora, Iommi ha vuelvo a recordar cómo sufrió aquel accidente y el regalo que le hizo, cuando parecía que todo estaba perdido, volver a tocar la guitarra. 

“Había avisado de que dejaba la fábrica porque quería hacerme profesional y salir de gira por Europa con una banda. Había hecho una audición con ellos, les gusté y estaba a punto de irme, lo cual hubiera sido mi primera vez. Estaba realmente emocionado”, recuerda. 

Sin embargo, aún le quedaba un último turno en la fábrica, donde soldaba hojas de metal. Sin embargo, la persona que estaba a cargo de la máquina que las cortaba no se había presentado, aquel día, a trabajar. “Me dijeron que tenía que ir a encargarme yo de la máquina porque nadie más podía hacerlo. Así que, según estaba empujando el metal en la prensa, la máquina cayó sobre mi mano, y, en la acción de quitarla rápidamente, me arranque la punta de los dedos de cuajo”, rememora.  

“Hasta ahí había llegado. No me podía creer que me hubiera sucedido aquello justo aquel día. Antes de irme a casa para comer, le dije a mi madre que no iría aquella tarde, pero ella me dijo que tenía que ir y acabar mi trabajo como debía. Así que volví y eso es lo que pasó. ¡Le eché la culpa a ella entonces!”, explica Iommi. 

En cierto momento, Iommi pensó en intentar volver a tocar, aún con los vendajes puestos en los dedos. Sin embargo, los médicos le obligaron a dejarlo. Entonces, el músico se sumió en una intensa depresión de la que parecía que jamás iba a salir. “El jefe de la firma vino a verme a mi casa para saber cómo estaba. Yo me encontraba realmente deprimido”, cuenta Tony. “Me dijo: 'Te he traído un disco, ¿lo escucharás?' Y yo le dije que no quería escuchar música, de hecho, lo último que quería hacer era ponerme a oír a un guitarrista. El me insistió para que lo pusiera”, narra. 

¿De quién era el disco? Pues nada más y nada menos que de Django Reinhardt, uno de los primeros guitarristas solistas de la historia de la música moderna, que había perdido el uso de dos de sus dedos en un incendio. “No podía creerlo”, recuerda. “Cuando escuché aquel jazz... era increíble, sobre todo habiendo perdido dos de sus dedos. Podía imaginarme haciendo algo parecido a lo que él había creado. Me inspiró muchísimo para hacer algo con mis dedos, así que creé unas puntas para poder tocar”, recuerda. 

Lo cierto es que no fue fácil, pero Iommi consiguió, tras varios intentos, crear sus propias prótesis para poder tocar. Las primeras, de hecho, estaban hechas de cuero y le duraban un mes cuando salía de gira. Sin embargo, lo más importante de todo es que, sin este evento, el sonido de Black Sabbath no hubiera sido el mismo. “Fue como empezar de cero o peor. De repente estaba allí, sin ser capaz de tocar un acorde entero. Así fue como se me ocurrió comenzar con lo de Black Sabbath... intentando hacer que nuestra música sonara más grande para llenar el hueco de auqellos acordes”. Y es que a veces, de las peores desgracias pueden surgir las más brillantes ideas. 

RockFM