El escandaloso momento en el que Bruce Springsteen salió borracho al escenario: “Casi se mata"

Steven Van Zandt recuerda elconcierto que Bruce Springsteen dio borracho en 1975
El escandaloso momento en el que Bruce Springsteen salió borracho al escenario: “Casi se mata"

Tiempo de lectura: 2’

Las actuaciones de Bruce Springsteen siempre han sido realmente memorables, acaparando la atención y la admiración de fans y compañeros a partes iguales. Sin embargo, hasta el Boss puede tener noches malas, como la del 2 de octubre de 1975 en el Uptwon Theater de Kansas City, Missouri. (vía Ultimate Classic Rock)

La leyenda de Nueva Jersey y los miembros de la E Street Band estaban tocando genial pero, cuando llevaban siete canciones, una amenaza de bomba provocó que tuvieran que dejar el escenario. Pasó un rato y la banda volvió al escenario, pero algo había cambiado. Todos estaban muy relajados, demasiado.

La primera parte de la noche incluyó temas como “Tenth Avenue Freeze-Out”, “Thunder Road” o “Born to Run”, publicada esta última en su disco homónimo el agosto de aquel año. No fue hasta finalizar “Thunder Road” cuando a los fans se les explicó que tenían que salir, cuando antes, del recinto. Bruce, eso sí, les aseguró que, tan pronto como fuera posible, podrían volver y acabarían el concierto tal y como estaba programado.

¿Cuál fue el problema? Que Bruce Sprignsteen y su banda se quedaron con bastante tiempo que matar. Y, según asegura Steven Van Zandt, Little Steven, la banda tenía claro lo que iban a hacer durante ese rato: “En aquellos días, sé que es difícil de creer, la compañía discográfica te preparaba una fiesta en cada ciudad”, recuerda ahora el hacha. “Ahora, como mucho te ofrecen una por gira y ya es mucho”.

“La disquera nos dijo: 'Bueno, se va a tardar una o dos horas en sacar a todo el mundo del local, mirar debajo de todos los sitios, registrar el lugar y que todo el mundo regrese. Podemos hacer la fiesta ahora”.

Sprignsteen y la banda no perdieron el tiempo y se pusieron hasta arriba en el bar del hotel en el que se alojaban. Sin embargo, luego tocaba volver al escenario, y no iba a ser una tarea fácil. “Estábamos realmente borrachos, y no solíamos salir a tocar en ese estado”, dice Van Zandt, explicando que, lo peor de todo, fue volver hasta el recinto. “Bruce estaba muy perjudicado y casi se mata saliendo del coche en el camino de vuelta al show”.

Little Steven le salvó la vida, de hecho, al bueno de Bruce Sprignsteen, que estaba haciendo verdaderas locuras en su estado de ebriedad. “Me estaba agarrando a él con todas mis fuerzas”, afirma. “Estaba, literalmente, intentando subirse al tejado de un coche en marcha que iba a 120 kilómetros por hora”.

RockFM