Estas eran las precarias condiciones en las que vivía Metallica antes de alcanzar el éxito

El guitarrista de Anthrax ha explicado cómo fueron los primeros meses de Metallica al llegar a Nueva York
Estas eran las precarias condiciones en las que vivía Metallica antes de alcanzar el éxito

Tiempo de lectura: 2’

Durante una aparición en The Sessions Panel, el guitarrista de Anthrax, Scott Ian, echó la vista atrás y recordó el momento en que Metallica llegó a la ciudad de Nueva York para grabar su álbum debut.

Scott dijo (según la transcripción de Ultimate Guitar): “Metallica llegó a Nueva York, Danny [Spitz, guitarra] y yo estábamos allí cuando aparecieron, cruzando en un camión U-haul hasta el edificio de música donde teníamos una sala de ensayo en Jamaica, Queens. Y Jonny [Zazula, el mánager] les consiguió una habitación allí y se olvidó de decirles también que iban a vivir allí, en este edificio de mala muerte solo con agua fría. No es que fueran a tener duchas ni camas. Supongo que iban a dormir en el suelo. Y él dijo: '¿Por qué no os reunís con ellos cuando lleguen para que al menos vean una cara amable?' Así que estábamos allí cuando llegaron a Nueva York y nos hicimos amigos rápidamente. Y recuerdo que decían: 'Bueno, ¿dónde nos alojamos?' Rápidamente se vio que nadie quería vivir en el edificio de la música, literalmente un viejo edificio de oficinas quemado,y el tipo que lo poseía dijo: 'Oh, ya sé, alquilaré las habitaciones a bandas, son lo suficientemente tontas como para pagarlas.

Pero teníamos una habitación 24/7 por muy poco dinero en el que era en aquel momento uno de los peores barrios de Nueva York. Pero eran como: '¿Dónde nos alojamos?' Y yo dije: 'Oh, tal vez deberíais llamar a Jonny y preguntarle eso'. Me preguntaron: '¿Dónde está el hotel?' Y yo dije: 'No lo sé'. Por supuesto, después descubrieron que estaban viviendo allí. Así que les llevábamos a nuestra casa para que se ducharan, les dejábamos la nevera que teníamos en nuestra habitación para que al menos pudieran mantener la comida fría y fresca en nuestra habitación y les dimos un horno y un tostador. Era una actitud muy de 'todos para uno'. Y todavía no habíamos conocido a Slayer, [Dave] Mustaine todavía estaba en Metallica en ese momento. Y después de que él se saliera, nos reconectamos en nuestra primera gira juntos, tocamos en L.A. en el verano del 84.

Dave estaba en el show y me ponía maquetas de lo que sería el primer disco de Megadeth. Sí, todos conectamos mucho cuando ninguno de nosotros tenía una olla en la que mear, lo cual era genial. Todos estábamos bajo la misma música, todos teníamos una mentalidad muy similar de lo que debíamos hacer, de cómo queríamos que sonaran nuestras bandas. Por supuesto, todas las bandas sonaban muy diferentes. Es lo único que nos caracteriza a los cuatro: una música que suena extremadamente diferente, aunque todos tocábamos lo que finalmente se conoció como thrash metal. Nadie diría nunca: 'Oh, ese disco de Metallica y Slayer suenan exactamente igual'. O Anthrax y Megadeth. Todos nosotros sonábamos completamente diferentes”.


RockFM