Este guitarrista brasileño no tiene brazos, así que toca “Sweet Child O' Mine” (Guns N' Roses) con los pies

Johnatha Bastos demuestra su increíble capacidad de superación tocando “Sweet Child O' Mine”
ctv-e1v-sweet-child-pies

Tiempo de lectura: 2’

El guitarrista brasileño Johnatha Bastos no tiene brazos, pero, sin esfuerzo y solo con los pies, puede tocar “Sweet Child O' Mine” de Guns N' Roses, probablemente, incluso mejor que tú. Y ojo, no solo puede tocar este clásico, sino que domina el instrumento a la perfección. (vía Loudwire)

Esta semana, un vídeo de Bastos tocando fue viralizado por la cuenta de Instagram Masters of Shred, causando furor en las redes sociales. Dos meses antes, el rockero compartió un clip tocando el clásico del 'Appetite for Destruction' en su cuenta de YouTube. En ella, Bastos no solo toca la parte de Slash, sino que interpreta la canción entera.

“Una ovación para el extraordinario guitarrista brasileño, el poderosa Jonhatha Bastos”, decía la cuenta de Masters of Shred, compartiendo otro vídeo del hacha tocando. “Él demuestra que nada es imposible mientras hace su guitarra cantar con un solo que te dejará con la boca abierta... ¡con sus pies! Este tío consigue mucho más vibrato con sus pies de lo que muchos guitarristas lo hacen con sus manos”.

Lo de tocar la guitarra con los pies, especialmente por parte de músicos que no tienen brazos, es algo poco común, pero no nuevo. En el pasado, músicos como el nicaragüense Tony Meléndez, que tampoco tenía brazos, han conseguido triunfar en su carrera tocando solo con los pies.

Sin embargo, da igual quien toque, coger una actividad como esta, que generalmente se realiza con las manos y adaptarla (¡y dominarla!) con los pies es algo formidable. Puedes ver el vídeo a continuación.



Sobre "Sweet Child O' Mine"

Cuando Guns N' Roses publicó el 'Appetite For Destruction' en julio de 1987, el lanzamiento fue un verdadero desastre. El disco tardó muchísimo en calar hondo, tres singles para ser más exactos. El primero fue “It's So Easy”, que fracasó estrepitosamente. Después vino “Welcome To The Jungle”, que también se estrelló. A la tercera fue el milagro, “Sweet Child O' Mine” salió en junio de 1988, casi un año después del lanzamiento del álbum. En septiembre la canción era número uno y, con ella, el disco comenzó a subir hasta alcanzar el número uno en agosto de 1988.

Como “Sweet Child O' Mine” funcionó tan bien, “Welcome To The Jungle” volvió a “estrenarse” como single. Esta vez fue un grandioso éxito.

RockFM