Estuvo menos de un año en Iron Maiden y ahora no se puede creer que esté nominado al Rock and Roll Hall of Fame

El ex-guitarrista de Iron Maiden solo estuvo un año en la banda, pero podría ser parte de su leyenda
Estuvo unos meses en Iron Maiden y ahora no se puede creer que esté nominado al Rock and Roll Hall of Fame

Tiempo de lectura: 2’

En una entrevista para Total Rock Radio (vía Loudwire), el ex-guitarrista de Iron Maiden Dennis Stratton se ha mostrado incrédulo ante su nominación, junto a la banda inglesa, para entrar al Rock and Roll Hall of Fame. El músico que reconocido que no esperaba estar entre los nombres de los ex-miembros de la banda que pasarían a formar una parte imborrable de su historia.

El guitarrista no estuvo mucho tiempo en la banda. Entró en diciembre de 1979 y consiguió formar parte del primer álbum homónimo del conjunto, aunque, en octubre de 1980, varias diferencias creativas le hicieron abandonar el conjunto. Ahora, sin embargo, podría entrar al Rock and Roll Hall of Fame junto a los grandes mitos de la banda, como Bruce Dickinson (con el que nunca llegó a coindicir) o Steve Harris.

"Mi primera reacción fue la de pensar que no me iban a incluir", dice Stratton. "Nunca he tenido mucha suerte en lo que se refiere a Maiden. Me han llegado algunas cosas a lo largo de los años, como los discos de oro del primer álbum. Tengo dos o tres discos de oros, pero debería haber unos 20".

ctv-5ss-iron-maiden-stratton

A todo esto, el músico ni siquiera se hubiera enterado de que la banda iba a republicar su primer trabajo con motivo de sus cuatro décadas de historia si no hubiera sido por Steve Harris, con el que sigue en contacto, sobre todo, para hablar de fútbol. "Solamente recibí un mensaje de texto de Steve... él fue quien me dijo que me habían mandado una copia".

Cuando vio su nombre en la nominación, junto al de Clive Burr y Paul Di' Anno, Dennis Sttatton se quedó "en shock", sin poderse creer lo que acababa de pasar. "El hecho de que me hayan incluido a mí y a los otros dos es un gesto muy agradable. Es algo muy, muy emocionante desde mi punto de vista".

Eso sí, hay quien piensa que los comentarios de Dickinson y Harris haciendo de menos al Rock Hall en el pasado les podrían costar varios votos a los ingleses. Ante eso, el guitarrista se aferra a la esperanza de que sean los fans los que consigan meter a la banda en el salón de la fama. "Imagino que cuando empiecen a votar en Sudamérica, los votos significarán mucho. Nuestros fans de allí se van a volver absolutamente locos".

RockFM