La ex-mujer de Phil Collins sigue intentando manchar su imagen: "No se duchó ni lavó los dientes durante un año"

Los hábitos del batería y vocalista de Genesis, cuestionados por su antigua pareja
La ex-mujer de Phil Collins intenta manchar su imagen: "No se duchó ni lavó los dientes durante un año"

Tiempo de lectura: 3’

Phil Collins, batería y cantante de Genesis, ha vuelto a sufrir un nuevo revés por parte de su ex-mujer. El músico, cuya antigua pareja ha "okupado" su casa, poniendo, presuntamente, incluso hombres armados para guardarla, ahora ha sido víctima de unas supuestas informaciones en las que se afirma que, en un momento malo de su vida personal, el músico habría descuidado todos sus hábitos de higiene personal, incluyendo lavarse los dientes o ducharse.

Toda esta información ha sido dada por la web Page Six, que, según afirma la fuente, habría tenido acceso a unos papele que Orianne Cevey, ex-pareja de Phil Collins, habría presentado en el juzgado, durante el proceso judicial en el que está en juego, entre otras cosas, la mansión de 40 millones de dólares que, hasta ahora, pertenecía al músico.

Cevey afirma que el músico, de 69 años, se habría convertido en un "ermitaño" durante una serie de meses en los que habría dejado de ducharse o de lavarse los dientes. Estos papeles también se afirma que, en 2017, Collins habría comenzado a beber en demasía y que se había vuelto adicto a su medicación, llegando a afirmar que "solía desmayarse por culpa de la combinación de sus medicinas y alcohol en exceso".

La ex-mujer de Collins ha llegado a afrimar que "en múltiples ocasiones, se golpeaba la cabeza al desmayarse, lo cual provocaba que tuviera que ser ingresado en varios hospitales bajo un nombre falso". Esto no acaba aquí, porque también se dice que el músico "se llegó a desmayar en el escenario, porque estaba tan indispuesto que no podía ni ponerse de pie".

En 2019, según estos papeles, Collins "comenzó a deprimirse cada vez más, además de alejarse de la gente y tener comportamientos abusivos. Tras una operación de espalda, comenzó a desarrollar una adicción a los antidepresivos y a los analgésicos".

La vida marital de Collins se habría visto afectada, según los papeles. Además "dejó de ducharse, de lavarse los dientes y de vestirse apropiadamente (de hecho, no se duchó ni se lavó los dientes desde 2019 hasta agosto de 2020, momento en el que se fue de la casa)".

Las afirmaciones continúan diciendo que el músico era incapaz de componer o de grabar música, además de abusar "emocional y verbalmente de Orianne y de ignorar las necesidades de sus dos hijos".

Mientras tanto, los abogados de Collins ya se han puesto manos a la obra para defenderse de estas acusaciones que, afirman, "se puede demostrar que son falsas, inmateriales, impertinentes y escandalosas, además de no tener que ver nada que ver con los componentes legales de este caso".

"Estas acusaciones han sido incluidas solo para hacer, a propósito, declaraciones sensacionalistas y falsas para extorsionar y sacar dinero a Phil Collins".

Anteriormente, ya se había informado de que Orianne, presuntamente, había amenazado a Collins con filtrar informaciones de esta clase si no le daba más dinero. El medio informativo The Post afirma que muchas de estas afirmaciones son, de hecho, falsas.

"Phil tiene un problema neurológico serio que le requiere tomar medicación diariamente y esto significa que, a veces, se cae en el escenario", dice un amigo cercano al músico. "Ahora mismo está en Reino Unido ensayando con Genesis. Si estuviera en el estado en el que se dice que está, no podría funcionar".

Cabe destacar que la ex-mujer de Collins no ha "okupado" sola la mansión de Collins. Aparentemente, el pasado mes de julio, la entonces pareja de Phil Collins le mandó un mensaje de texto diciéndole que se había enamorado. Un mes después, se casó con Thomas Bates, de 31 años, con el que se ha metido en el domicilio del músico.

Lo único bueno para el artista es que, tras su batalla legal, ha conseguido que la pareja abandone la casa a partir del próximo mes de enero. El domicilio, como no podía ser de otra manera, ha sido puesto a la venta.

RockFM