'Exile on Main Street', el disco "milagro" de The Rolling Stones

Fue publicado un 12 de mayo de 1972, y supuso todo un reto para la banda, que se encontraba recién asentada en Francia
'Exile on Main Street', el disco "milagro" de The Rolling Stones

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Con los disco de The Rolling Stones ocurre esa peculiaridad de que no sabes muy bien cómo clasificarlo, en el sentido de decir que, por ejemplo, es su quinto o sexto disco de estudio. Y esto se debe a que hay que tener en cuenta si hablamos de su lanzamiento en Estados Unidos o en el Reino Unido. En el caso de 'Exile on Main Street', nos encontraríamos con el décimo publicado en UK y el duodécimo en USA. Sea como fuere, en este trabajo en concreto, incluso puede parecer un milagro que fuera publicado en todo caso. Y es que las sesiones de grabación estuvieron gobernadas al ritmo que marcaban el alcohol y las drogas (heroína, particularmente). Sin embargo, y paradójicamente, una de las razones de que guste tanto se debe, en buena medida, a la crestividad de Keith Richards. Y digo paradójicamente, porque era uno de las personas involucradas en el proyecto con más carga de adicción. Charlie Watts lo recuerda así: "Buena parte del disco fue grabado al estilo de Keith. Lo cuakl significa que tocas veinte tomas, lo dejas marinar, y vuelves a tocar la canción en otras veinte tomas. Sabe lo que quiere, pero tiene sus propios tiempos". En ese mismo sentido, Mick Jagger opina algo distinto. Para su gusto, aquel disco no es de sus favoritos: "Por aquel entonces, Jimmy Miller (productor) no estaba rindiendo apropiadamente. Tuve que terminar de producir el disco yo mismo, no hubo otra manera, porque por allí sólo había borrachos y yonquis".

Antes de comenzar a grabar 'Exile on Main Street', la banda dejó Inglaterra y se afincaron en el sur de Francia, con la idea de no tener que afrontar las elevadas tasas de impuestos (del 93%). Con toda la banda instalada en Francia, comenzaron a grabar el disco en Nellcôte, una villa situada en la Costa Azul. Fue allí donde alojaron el famoso estudio móvil de la banda, en el que grabaron otros como Deep Purple o Led Zeppelin. Por la villa pasaban todo tipo de personalidades como John Lennon,  William S. Burroughs o Gram Parsons. Este último estableció buena amistad con Keith Richards, y pasó varias semanas en Nellcôte. Parte de la tensión que se vivía en el grupo, no solo por estar viviendo fuera de Inglaterra, tuvo que ver con Parsons. Mick Jagger parece que estuvo especialmente preocupado por la realción que mantenía con Richards, temiendo que pudieran producir algún disco juntos, y que ello supusiera que Keith girara con Parsons. Si a eso unimos el consumo de drogas, las idas y venidas de todo tipo de personajes y a la pobre infraestructura técnica del estudio, la falta de entusiasmo general era evidente. 

Sin embargo, a pesar de todo ese caos, Jagger sí quedó satisfecho con la música que el grupo exploró durante las sesiones de grabación: "Es como un viaje por carretera por Estados Unidos, que suena a blues, a country, a gospel y a rock and roll de los 50".  



 

RockFM