Ante la ausencia de festivales, creamos uno de ensueño para que lo vivas desde tu casa

Cada uno podemos tener nuestro festival ideal y aquí va nuestra propuesta para que la disfrutes desde donde tú quieras
El festival con el que muchos soñamos

Tiempo de lectura: 5’

Parece que poco a poco se empieza a ver la luz al final del túnel de esta pandemia y, en lo que a festivales de música se refiere, ya se empiezan a plantear posibles fechas que no se volverán a retrasar e incluso algunas organizaciones ya han anunciado carteles para realizar sus eventos este mismo verano. Sin embargo, el volver a disfrutar de un festival como lo hemos hecho hace años va a tardar un poco más, por eso nosotros queremos crear nuestro propio “festival desde casa”.

Ahora bien, ¿existe el festival de música ideal? Sí, pero es una pregunta trampa porque, como pasa con todo, cada uno tenemos nuestras preferencias y es por eso que festivales ideales hay tantos como gustos. Sin embargo, te traemos una pequeña selección de algunos conciertos que podrían formar parte de un festival ficticio y que, obviamente, cada uno tendrá su opinión y si pudiera configurar su propio festival se decantaría por otros conciertos.

En nuestro caso, empezamos por el concierto que dieron Slash con Myles Kennedy & The Conspirators en Sydney en 2012.





El concierto comenzó cuando el público fue consciente de que Slash ya estaba listo para empezar a dar caña, en este caso abrieron con “Halo”, perteneciente al 'Apocalyptic Love'. Slash se presentó con su icónica imagen que todos tenemos ya grabada en nuestros ojos, con su característico sombrero de copa, sus gafas de aviador y sus pelo rizado tapando parte de la cara.

“Nightrain” fue el siguiente tema, que daría lugar a un pequeño recorrido por el álbum 'Appetite For Destruction'. Recogería el testigo “Rocket Queen” y “My Michelle”. Myles Kennedy está impecable con su voz, que brilló en canciones como “Back From Cali” o “Starlight”. En mitad del concierto llegaron espectaculares temas como “Ghost” y “Anastasia”. Y como no podía ser de otra manera, el concierto terminó con la inevitable "Paradise City", que terminó alargando el clímax con un solo de Slash que hizo temblar a todo el escenario mientras la Les Paul lanzaba notas sin un segundo de descanso.

Desde luego es un concierto que merece la pena vivir en persona, aunque ahora sea viéndolo en YouTube.

Diez minutos después y habiendo recuperado un poco de energía comienza el siguiente concierto, esta vez son Whitesnake en su gira 'In The Still of the Night' de 2014.





Esto es Whitesnake como probablemente no los hayas visto antes. El concierto empieza con “Burn” de Deep Purple, que demuestra la habilidad de Aldrich y Beach. Esto seguramente convencerá a cualquiera de que Tommy Aldridge es uno de los mejores, ya que golpea y se abre camino a través de una pieza de un solo increíble, que lo tiene golpeando cada pieza de equipo en su extenso equipo. Hay suficientes platillos como para equipar a varias bandas de rock, pero los utiliza todos, tira las baquetas y luego golpea el final sólo con las manos. Desde luego es un comienzo potente que se va relajando hasta que empieza a sonar “Crying”.

El concierto, en líneas generales, demostró que Coverdale aún tiene el carisma escénico, y hace girar el soporte de micrófono como solía hacerlo durante tantos años atrás. Sonaron clásicos como “Still of the Night” y “Don't Break My Heart Again”. También está la estupenda y conmovedora interpretación de "Ain't No Love in the Heart of the City", aunque muchos de los fans echaron de menos otros clásicos de la banda que pudieron tocar si hubieran recortado algunos temas, pero aún así este concierto captura a la banda en vivo en el escenario de una forma magistral.

Y después de los chicos británicos, le toca el momento a una banda nacional que no podía faltar. Hablamos de Barricada y su innolvidable Doble Directo de 1989.





Como era ya una costumbre en aquella época, abren el concierto con "Contra la pared", la que es una clara declaración contra los excesos policiales, demostrando quiénes son Barricada y lo que iba a suponer el concierto que marcaría a mucha gente a la hora de entender el rock en España. Sin dar un respiro al público, empieza a sonar "Abrir y cerrar", el tema con el que Boni se deja la voz, haciendo que todo el público estalle junto a él.

Lo siguiente que llega es "No hay tregua", el tema que anuncia El Drogras y que terminaría convirtiéndose en todo un himno del grupo. Y desde ese momento, se dedican a destripar toda su discografía, sin dudar ni un segundo y haciendo que el público no baja la guardia. "Pasión por el ruido", "Por salir corriendo", "Dentro del espejo" y "Objetivo a rendir", siendo esta última una canción en la que se nota la rabia nada más escuchar las primeras notas que de manera irremediable te obligan a hacer un pogo. Ya en mitad del concierto nos encontramos con "Picadura de escorpión", la canción que si de por sí ya se compuso con mucha fuerza, en este concierto suena aún más heavy. Lo mismo que le pasa a "Campo amargo", donde El Drogas pone toda la fuerza que lleva dentro. Y después de unas cuentas canciones más, "Okupación" es la elegida para cerrar este increíble concierto.

Aunque no lo pueda parecer, lo que supuso este 'Doble Directo' para el rock español y para todos lo jóvenes y no tan jóvenes que lo disfrutaron en su momento es inexplicable, pero aún quedan restos de aquel movimiento, aquel mensaje que tan bien lograron transmitir.

Y efectivamente no hay truega, y los suguientes en subirse al escenario son, nada más y nada menos que Deep Purple, concretamente durante su gira por Japon en 1972, lo que conocemos como 'Made In Japan'.





El notable cansanción por el viaje de los miembros de la banda inglesa era notable, pero a pesar de ello ofrecieron uno de los mayores espectáculos del mundo. Dentro del setlist de la banda estaban incluidos los álbumes que les impulsaron hasta la cima como fueron 'In Rock' y 'Machine Head'. El concierto lo abrieron con "Highway Star", momento en el que Blackmore junto a su guitarra ya estaba demostrando el increíble talento que poseía, dejando a todos los fans alucinados con las estocadas que metía con la guitarra. Eso sí, Jon Lord no se quedó atrás y se lanzó con unos solos que demostraban la velocidad de sus manos y la rápida creatividad que poseía el teclista. Terminaron la canción dejando claro que la versión en directo podía superar a la grabada en estudio. Con un inicio tan memorable, la siguiente elecciónfue su clásico "Smoke on the Water" y su aún más clásico, si es posible, riff de guitarra. A este tema le precedió "Child In Time".

Llega el momento de Ian Paice, a los mandos de su batería cuando comienza a tocar "The Mule" y comienzan sus cinco minutos manejando a su antojo el concierto y enamorando al público con sus magníficos cambios de ritmo. Lo siguiente en aparecer es "Strange Kind of a Woman" y "Lazy". Y para cerrar, "Space Truckin", uno de los temas más instrumentales y con el que se regodean un total de 20 minutos. Durante ese tiempo todos los miembros enseñan al público el motivo por el que han llegado a lo más alto.


Y para cerrar este festival, la especial intervención de Queen en el Live Aid de 1985.





Este concierto sería simplemente el broche final para nuestro festival. Poder volver a disfrutar de Queen, de Freddy Mercury, de sus increíbles directos, de cómo conseguían hacer vibrar a todos los fans y cómo lo siguen haciendo a día de hoy.

Por supuesto, como ya dijimos al principio, habría mil opciones de crear el festival perfecto. ¿Lo mejor de todo esto? Que cada uno puede tener el suyo y disfrutarlo como si estuviera allí.

RockFM