Foo Fighters exige una prueba de vacunación para verlos actuar en Alaska

¿Llegará esta medida para cuando venga a Europa y a nuestro país?
Foo Fighters exige una prueba de vacunación para verlos actuar en Alaska

Tiempo de lectura: 2’

Los fans que asistan a los conciertos de Foo Fighters en Alaska a finales de este mes deberán estar completamente vacunados contra el COVID-19 o recibir un resultado negativo de la prueba 48 horas antes del espectáculo.

Según Blabbermouth, los resultados negativos de las pruebas o la prueba de vacunación (14 días después de la última inyección de la vacuna) deben presentarse antes de entrar en el recinto. Los niños menores de 12 años o los aficionados con una razón médica válida que impida la vacunación deberán someterse a una prueba diagnóstica de COVID-19 en las 48 horas previas al evento, y presentarán una prueba del resultado negativo antes de entrar en el recinto. Se fomentará el uso de mascarillas.

Foo Fighters dará tres conciertos en Alaska esta próxima semana: en Anchorage el 17 y el 19 de agosto en el Dena'ina Center y en Fairbanks el 21 de agosto en el Carlson Center.

El viernes 13 de agosto, Live Nation Entertainment, una de las mayores empresas de conciertos y venta de entradas del país, anunció que, a partir de principios de octubre, exigirá a todos los artistas y asistentes a los conciertos que muestren una prueba de vacunación o un resultado negativo de la prueba COVID-19.

El anuncio de Live Nation se produjo un día después de que AEG Presents dijera que exigirá una prueba de vacunación para entrar en los clubes, teatros y festivales de su propiedad. La decisión se tomó tras el espectacular aumento de casos de COVID-19 a medida que la variante delta se extiende por Estados Unidos.

Varios artistas de hard rock y heavy metal han cancelado espectáculos o giras enteras, ya que la industria de los conciertos se está replanteando su enfoque de los espectáculos en directo mientras la variante delta del coronavirus se está extendiendo por todo el país.

Varios locales de todo el país ya han establecido políticas que exigen una prueba de vacunación o una prueba COVID negativa para asistir a los espectáculos.

Foo Fighters actuó con las entradas agotadas el 20 de junio en el Madison Square Garden de Nueva York. Para calentar el concierto en el MSG, Foo Fighters actuó cinco días antes en el Canyon Club de Agoura Hills, California. En ambos lugares se exigió a los compradores de entradas que estuvieran totalmente vacunados contra el COVID-19 para poder asistir.

Además, Foo Fighters siguen promocionando su último álbum, 'Medicine At Midnight', que se situó en el número 1 de la lista de ventas de álbumes de Billboard con unas ventas de 64.000 copias en la primera semana en Estados Unidos.



RockFM