¿Fue tan malo el productor de 'Stay Hungry' (Twisted Sister) como dice Dee Snider? “Es complicado"

Jay Jay French da su versión de los hechos sobre el trabajo de Twisted Sister con Tom Weman
¿Fue tan malo el productor de 'Stay Hungry' (Twisted Sister) como dice Dee Snider? “Es complicado"

Tiempo de lectura: 5’

En una nueva entrevista con Heritage Musicians In Conversation With Joe Matera (vía Blabbermouth.net), el guitarrista de Twisted Sister, Jay Jay French, ha explicado cómo fue la experiencia de la banda trabajando en el emblemático álbum 'Stay Hungry' con el productor Tom Werman.

Pese a que la banda consiguió vender millones de copias y que el disco fuera certificado platino en tres ocasiones distintas, en 2020, Dee Snider criticó al productor, afirmando que su experiencia con él había sido horrible y que no había querido meter temas como “We're Not Gonna Take It” en el álbum.

Ahora, French ha sido preguntado sobre la importancia de Weman en el proceso de factura del redondo: “Tío, es una respuesta complicada. Porque Tom Werman, como símbolo, representaba el éxito, porque tenía en su historial artistas y discos multiplatino que eran gigantescos: Ted Nugent, Mötley Crüe, Cheap Trick... Quiero decir, tenía grandes antecedentes”.

“Por lo tanto, cuando la discográfica dijo: 'Vamos a conseguiros a Werman', fue básicamente como si le dijeran a Jimmy Stewart en 1940 que Frank Capra o Coppola iba a dirigir su película. Quiero decir, si te dan esa clase de nombres, piensas: 'Oh, es un peso pesado'. Werman lo era. Da igual lo que nadie piense de los discos, de cómo sonaban, era un peso pesado. Así que vino. Y hubo controversia porque Dee Snider no se llevaba bien con él y no le gustaban muchas de las canciones. Si dejas eso de lado, sabía cómo hacer que un disco sonara bien en la radio. 'We're Not Gonna Take It' explotó en las ondas. Así que, sin contar los problemas personales que pudiéramos tener con él, el hecho es que no puedes negar que produjo un disco que ha vendido seis millones de copias. Es como si AC/DC dijera que el productor del 'Back in Black' es 'malo' o 'terrible'. Mira, lo siento, ha conseguido que vendas 18 millones de copias de un disco. Es injusto atacarle sin más. Yo no quiero atacar a Werman. Hizo lo que hizo, la vida sigue”.

“Le puedes preguntar a muchas bandas que si les gusta cómo suenan sus discos y te dirán que no”, dice French. “No importa quién lo produjera. Te dirán: 'Siempre puede ser mejor. Lo podría haber hecho otra persona'. Así que nosotros grabamos nuestra propia versión titulada 'Still Hungry', lo volvimos a grabar todo. ¿Fuimos los primeros en hacer esto? No”.

Las declaraciones originales de Dee Snider... y la respuesta del productor

Dee Snider, habló, en verano de 2020, sobre "We're Not Gonna Take It" y "I Wanna Rock", explicando que tuvo que "suplicarle" a su productor que incluyera ambas pistas en su mítico disco 'Stay Hungry'. Además, según Snider, el productor le habría pedido a Twisted Sister que "se apropiaran" de varios temas de los británicos Saxon.

"Productor, y esto es un hecho, es un término muy amplio. Hay toda clase de productores y yo he trabajado con unos cuantos. Dieter Dierks, que ha estado con Scorpions y Accept siempre está con las manos en la mesa, es un tipo muy técnico. Siempre te ladra -no ladra, es un buen tipo- instruciones de donde tienes que conectar las cosas. Sabe todo el tema tecnológico y es muy musical. Tom Werman, que produjo 'Stay Hungry', había trabajado con Cheap Trick, Molly Hatchet o Posion... muchas bandas. Tiene como 15 discos de platino. Pues bien, él vino al estudio y nos dijo: 'Yo no toco la mesa, yo no escribo. Yo no creo. Solo os diré si me gusta o no'. Y se llevó un ocho por cierto, un jodido ocho por ciento", explicó Snider haciendo referencia al porcentaje de lo generado que el productor tenía por derechos de autor.

"No solo se le consideraba como un productor, sino que la gente le contrataba", continuó Snider. "Tuve una guerra con él porque le pedí que metiera 'We're Not Gonna Take It' en el disco, así como 'I Wanna Rock'. No quería ninguno de los dos tracks en el disco. Estaba de rodillas y frente a él... Bueno, no estaba de rodillas porque él estaba sentado y había ruido en los alrededores", recuerda.

"Me dijo: 'Eh, 'We're Not Gonna Take It' es un poco infantil.'. Yo le dije que confiara en mí, que sería más dura cuando la hiciéramos. Al final me dijo que podía meterla 'si eso era lo que realmente quería'. Con 'I Wanna Rock' me dijo que ya había hecho lo mismo con Molly Hatchet. Se burló de mi canción. Después además, me pasó varias canciones de Saxon para que las metiéramos en el 'Stay Hungry'. Los temas eran del 'Strong Arm of the Law'", recuerda el cantante, al que prácticamente le acabarían pidiendo que se "apropiara" de aquellos temas.

"Me dice que las escuche y yo le digo que sí, que son Saxon. 'Son muy buenos', me contesta. Yo le digo que sí, que es Saxon. 'Nadie les conoce realmente', me dijo. Y yo le contesté: 'Hemos salido de gira con ellos, son Saxon'. Quería que hiciéramos versiones de canciones de Saxon. Me encanta Saxon, pero eran una banda actual, aquel había sido su último disco. Tenía esta actitud de que como eran europeos no eran realmente grandes".

Después, Werman contestó a Snider con palabras tan incisivas como las del cantante:

"¿De verdad? Es el momento de que Dee deje de perder el tiempo con esto, aunque parecía que ya lo había dejado en los últimos meses. Más de 30 años después... Supongo que debería sentirme halagado de haber estado en su mente durante tanto tiempo".

"Todavía me hace gracia escuchar que habla mal de mí por producirle el disco que le convirtió en multimillonario de por vida", continuó. "Su relato sobre lo que pasó en las sesiones de 'Stay Hungry' son tan precisas como las cosas que dice Donald Trump. ¿Dice que se puso de rodillas? En fin", siguió afirmando el productor haciendo referencia a las declaraciones de Snider.

"Es un artista que se aplaude a sí mismo y que ridiculiza a un productor por sugerir, dios no lo quiera, que grabase una canción que no había escrito y compuesto él mismo. Así de delicado es su ego, que parece que no se puede adaptar a compartir el crédito de ninguno de sus éxitos y que le anima a insultar a otros porque está demasiado inseguro sobre sí mismo", continuó con dureza.

"¿Os recuerda a alguien?", dijo, metiendo el dedo en la herida y comparando a Snider con Donald Trump de manera indirecta.

"Es capaz de insultarme durante tres décadas, pero nunca ha llegado a responder a mis dos correros en los que, educada y razonablemente, le pido que me invite a su justo y objetivo programa de radio para que pueda responder. Parece que es incapaz de dejar este tema".

"Echad un ojo a las increíbles cifras de ventas del 'Stay Hungry' regrabado y producido por Snider comparadas con las del original, que ahora mismo tienen que estar sobre siete millones. Entonces también podéis comprobar las veces que Snider le ha dado las gracias a sus compañeros de banda por sus contribuciones al éxito del álbum".

"Y sí, eso de que me llevé un ocho por cierto es simplemente una mentira. Ninguno productor en la historia de la música se ha llevado un ocho. Un buen productor podría llegar a un cuatro como máximo. Supongo que el presidente de Atlantic Records me llamó para encargarme de su disco porque sabía que era un productor incompetente", sigue diciendo irónicamente.

"Dee, hazte un regalo a ti mismo. Obviamente serías mucho más feliz si pudieras parar de obsesionarte conmigo. Déjalo ya, amigo. Guarda tu aliento, no pierdas el tiempo, intenta olvidame y vive tu vida privilegiada. De nada".

En 2004, Twisted Sister volvió a grabar y a producir 'Stay Hungry' bajo el título de 'Still Hungry'. En este redondo, la banda plasmó el clásico disco de 1984 tal y como hubieran deseado que se mezclara y se produjera. La banda nunca estuvo de acuerdo, pese a su éxito, sobre cómo Atlantic Records y Tom Werman trataron su trabajo.

RockFM