Gary Holt recuerda el día que Exodus “le dio una paliza” a Metallica: “Nunca más vais a tocar con nosotros”

El guitarrista de Exodus recuerda cómo su banda quedó muy por encima de Metallica, para cabreo de los segundos
Gary Holt recuerda el día que Exodus “le dio una paliza” a Metallica: “Nunca más vais a tocar con nosotros”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Metal Hammer, el guitarrista de Exodus, Gary Holt, ha recordado la escena del thrash metal de San Francisco en los '80, enfocándose en la noche en la que su banda le “dio una paliza” a Metallica.

“La escena era salvaje”, recuerda Holt. “Podías ir a un club diferente cinco noches a la semana y no ver a la misma banda dos veces. No había competición en el thrash metal porque, al principio, solo estábamos nosotros y Metallica. La primera vez que les escuché fue cuando toqué con ellos, y sentí que nos estábamos mirando al espejo. Después empezó a aparecer competición. Las bandas éramos todos amigos, y pasábamos tiempo juntos, pero Exodus lo dominaba todo. Todo del mundo iba a por nosotros, pero nadie nos superaba”.

En cierto momento, Metallica y Exodus volvieron a tocar juntos, pero la diferencia fue demasiado.

“La última vez que tocamos un show como Dios manda con Metallica fue en la Nochevieja de 1985 en el centro cívico Bill Graham, y les dimos una paliza. Estábamos emborrachándonos después del show, y James Hetfield se rió y dijo: 'Esta es la última vez que vais a abrir para nosotros'. Y esa fue la última vez que abrimos para Metallica”.

Curiosamente, el hecho de que Kirk Hammett dejase a Exodus para irse a Metallica en 1983 fue lo que llevó a Gary Holt a tomar las riendas creativas de la banda. Aunque admite que la salida de su compañero “le enfadó durante un minuto”, Holt tiene buenos recuerdos de su compañero, que, de hecho, volvió como invitado en el disco 'Blood In, Blood Out' de 2014.

“Kirk Hammett y yo nos pasamos un verano entero metiéndonos ácido”, recuerda. “Vendíamos viejos discos de jazz o lo que quedara en casa de su padre para comprar un pack de 12 cervezas y ácido o lo que fuera. Nos encantaban los psicodélicos. Aprendimos mucha guitarra tomando LDS”.

RockFM