Gene Simmons (Kiss) pone a la venta la imponente mansión a la que se acababa de mudar y esto es lo que vale

Tras la venta de Beverly Hills y la de Las Vegas, el músico todavía mantiene una casa en Malibú y otra en Whistler, la Columbia Británica
Gene Simmons (Kiss) pone a la venta la imponente mansión a la que se acababa de mudar y esto es lo que vale

Tiempo de lectura: 3’

Hay cosas en esta vida que son totalmente surrealistas. Y esto es precisamente lo que le ha pasado a uno de los miembros de Kiss. Y es que Gene Simmons ha vivido algo que se escapa totalmente de la norma y que solo está al alcance de muy pocos. El artista está vendiendo una impresionante casa en Las Vegas, valorada en un precio inicial de casi 15 millones de dólares, tal y como ha informado UG, donde se pueden ver las fotografías de la misma.

Hasta aquí todo podría ser habitual si no fuera porque ha sucedido tan solo cinco meses después de haberla comprado. Pero, ¿cuál es el motivo de este repentino cambio de opinión? Al parecer, tal y como ha compartido el propio músico, a su familia no le gusta el intenso calor de la zona. "No son fans del clima de 115 grados", comentó en el Wall Street Journal el miembro de Kiss.

Y es que, ¿quién iba a imaginarse que en Las Vegas, en pleno desierto de Nevada, iba a hacer calor? Fíjate que caprichosa es la naturaleza… Bromas aparte, la familia ha decidido poner punto y final a su estancia en esa casa tan solo unas semanas después de haber comenzado a residir en ella. Una casa de seis habitaciones, exuberante y dominada por el vidrio.

La decisión de mudarse llegó a raíz de los problemas que estaba viviendo en su anterior casa de Beverly Hills. Gene ya adelantó en el New York Post que se iba de Beverly Hills debido a impuestos "inaceptables" y un desfile constante de autobuses turísticos en busca de celebridades: "Después de cierto punto, hemos tenido suficiente de eso, aunque agradecemos la atención".

Simmons vendió recientemente su antigua casa, conocida por los fanáticos como el escenario de su ‘reality’ Family Jewels, por unos 16 millones de dólares. Una venta que vendría a cubrir completamente los gastos de la casa comprada en Las Vegas y que ahora han vuelto a poner a la venta. Además, el músico todavía mantiene una casa en Malibú y otra en Whistler, la Columbia Británica.

El final de la banda

El vocalista, Paul Stanley ha concedido una entrevista para el portal de noticias Rock, Ultimate Classic Rock despeja dudas: "Creo firmemente que a principios de 2023 habremos terminado", dice a la UCR. Y es tajante: no habrá reconsideración, ni siquiera para los fans que piden más. "Es un momento diferente al que habíamos planteado en el pasado", sostiene Stanley. Mientras que en otras ocasiones las despedidas no fueron tales, ahora este es el verdadero final, es una simple cuestión de "realidad física".

"El hecho es que, físicamente, es increíblemente exigente hacer lo que hacemos", explica Stanley. "Mira, tocamos hace poco en Austin, un show al aire libre, con 100% de humedad. Estuvimos corriendo durante más de dos horas, no sólo con las guitarras, sino con más de 10 kilos de equipo. Llega un momento en el que dices: '¿Sabes qué? Esto es más desafío de lo que quiero". Y sólo quiero hacerlo mientras pueda hacerlo sonriendo”. La edad pasa factura.

Pero...¿exise la posibilidad que la banda reconsidere su postura? Esto dice Stanley: "Realmente no hay que pensar en cambiar de opinión. No tiene nada que ver con personalidades en la banda o tensiones o una diferencia de opinión o musicalidad. Es puramente práctico. Puedes jugar a ganarle al reloj, pero al final el reloj gana".

Antes de la pandemia, la banda tenía como fecha final el 17 de julio de 2021, pero ahora se espera que para finales de 2022 o principios del 23 llegue el día. La ciudad que será testigo de las últimas notas de Kiss, será Nueva York: "Parece natural que sea en Nueva York", dice Stanley. "Allí es donde empezó la banda, y ese fue realmente el trasfondo para que la banda se reuniera y escribiera estas canciones y tocara en fiestas de loft y tocara en clubes empezando con una audiencia de probablemente 10 personas. Parece que debemos cerrar el círculo".


RockFM