"George Harrison era un niñato engreído cuando The Beatles comenzaron a tocar"

El productor y colaborador del grupo, Klaus Voormann, recuerda la primera vez que conoció al guitarrista
"George Harrison era un niñato engreído cuando The Beatles comenzaron a tocar"

Tiempo de lectura: 2’

Todos de adolescente hemos pasado por esa época en lo que todos nos irrita, nos molesta y no hacemos más que quejarnos. Se llama adolescencia y es una de las mejores temporada de nuestra vida, pero quizá no para el resto.

NME ha querido otorgarnos la noticia sobre las últimas declaraciones del músico, productor y colaborador de The Beatles alemán Klaus Voormann. Este ha recordado la primera vez que conoció a George Harrison cuando tenía 17 años.

Haciendo memoria, Klaus conoció a la banda The Beatles cuando aún llevaba pañales. Voormann dijo: “La primera vez que vi a George tenía solo 17 años. Era muy diferente a como fue más tarde. ¡Era un niño arrogante! Y esta banda con la que estaba era completamente desconocida".

Unos años más tarde, allá por la década de los sesenta, Voormann se mudaría a Londres y pasaría un tiempo viviendo con Harrison y Ringo Starr. Luego pasó a diseñar la portada del álbum de 1965 de la banda 'Revolver', por la cual ganó un Grammy. La madurez y la convivencia cambiaron las cosas.

Quiso recordar grandes momentos vividos con Harrison para la revista Uncut. “George estaba cantando todas esas canciones divertidas, que hizo un poco más tarde, cuando se sentó y tocó el ukelele. Le gustaban canciones como 'I'm Henry The Eighth, I Am'. También cantaba todos esos temas de Eddie Cochran, como 'Twenty Flight Rock' ".

Esta no fue la única aportación del productor al grupo, también tocó en el álbum de 1970 de Harrison 'All Things Must Pass', tres de los discos solistas de Starr y cuatro de John Lennon. Trabajó tanto con ellos que hubo rumores sobre que estaba reemplazando a Paul McCartney.

La otra noticia sobre The Beatles es que el mes pasado, el mes pasado, se subastó una carta escrita a mano por Paul McCartney en la que saldaba una deuda sobre una manta. La carta fue escrita en septiembre de 1989 en respuesta a Irene Brierley, cuya casa de campo en Harlech, al norte de Gales, McCartney y Harrison se quedaron en dos ocasiones en 1958 y 1959 cuando se fueron de vacaciones haciendo autostop.



RockFM