Gilby Clarke y su “tenso” primer concierto con Guns N' Roses: “Solo pensaba en acordarme de las 50 canciones”

El ex-guitarrista de Guns N' Roses recuerda cómo fue su primer show con los californianos
Gilby Clarke y su “tenso” primer concierto con Guns N' Roses: “Solo pensaba en acordarme de las 50 canciones”

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista con Hyperlocrican.com (a través de Blabbermouth.net), el ex-guitarrista de Guns N' Roses, Gilby Clarke, ha recordado cómo fue su primer -y tenso- concierto con la banda californiana, admitiendo que tuvo muy poco tiempo para practicar antes de subirse al escenario con el conjunto por primera vez.

“Cuando me uní a Guns N' Roses, no había tocado en un estadio nunca antes, por supuesto, aunque sí que en arenas. Había salido de gira tocando en arenas y clubs, en recintos como el House Of Blues de grandes, todo ese asunto. Cuando me uní a Guns N' Roses la gente decía: '¿Cómo has llegado hasta allí?'. Pasó muy rápido. Desde el día en el que comencé a ensayar con ellos hasta que subí a tocar por primera vez, solo pasaron dos semanas”.

“No me dieron el trabajo hasta que llevaba una semana tocando con ellos, así que tuve que aprenderme 50 canciones en una semana. Tuve que aprender el catálogo completo porque ellos no tienen un setlist. Lo único en lo que podía pensar era en acordarme de las canciones. No pensaba en ser una estrella de rock, ni tampoco: 'Oh dios mío, tengo que estar en el escenario con Guns N' Roses'. Lo único que podía pensar era en acordarme de las 50 canciones. Cada día, me sentaba con un reproductor de casetes y con los cascos puestos, intentando aprenderme las partes de Izzy Stradlin. No quería decepcionar a los chicos. Ya llevaban un par de meses de gira. No quería subirme al escenario y ser el que daba mal las notas. Pese a que tocan con un volumen muy alto, podías escuchar mi guitarra al mismo nivel que la de Slash. No quería ser el chico que metía la pata. Para mí, era realmente importante aprender todas aquellas canciones. Eso es todo lo que me importaba, poder tocar”.

El músico también ha recordado cómo era entrar en el tour de los 'Use Your Illusion', momento en el que Guns N' Roses se encontraban en su pico de popularidad: “Para ser honesto, nada de eso (ndr: el éxito y la fama) se me pasó por la cabeza. No estaba pensando en ser una estrella de rock. Estaba construyendo nuevas relaciones, porque no conocía bien, por ejemplo, a Slash antes de aquella gira. Le conocía un poquito, pero no bien. Nos hicimos amigos durante el tour. A Matt Sourm sí que le conocía de antes. En cualquier caso, estaba trabajando en esos vínculos. No diría que tenía que esforzarme por encajar, no es así, no me pusieron bajo esa presión. Me dieron mucha libertad. Nunca me dijeron qué tocar, ni qué vestir, ni qué decir. Te aceptaban por quien tú eras”.

“Y, por supuesto, todos cometemos errores. A veces, como era el chico nuevo y casi todos ellos no daban entrevistas, le decía algo a la prensa y Slash, después, me lo reprochaba en plan: 'Oh, tío, ¿por qué has dicho eso?'. Y yo le contestaba: 'Pues, mira... Está bien. A partir de ahora no lo diré'. Les gusta mantener su mundo como algo solo suyo, ya sabes, en su círculo cercano, en el que después entré. Eso es en lo que pensaba, en las amistades de la banda. No es un tema de encajar, porque eso ya lo hacía. Todos éramos parte de la misma escena. Era muy fácil encajar. Sin embargo, no pensaba en todas esas cosas. En lo que más me concentré era en tocar bien las canciones. Quería que Slash, Axl y Duff se sintieran orgullosos de lo que estaba haciendo. Quería que fuera bien. Quería hacerlo bien para ellos y estoy seguro de que ellos también”.

Clarke reemplazó a Izzy Stradlin en Guns N' Roses en 1991, durante el tour de 'Use Your Illusion' y permaneció en la banda durante tres años. Más tarde, el músico tocaría en la inducción de la banda al Rock And Roll Hall Of Fame, pese a no entrar, junto al resto de componentes, en el salón de la fama.


RockFM