God Save The Queen: el mejor tributo a Freddie Mercury

La actuación tuvo lugar en el Concert Music Festival dejando al público boquiabierto
queen 2

Tiempo de lectura: 3’

Está considerada como la mejor banda tributo al grupo que lideró Freddie Mercury y, después de la actuación que vivimos en el marco del Concert Music Festival anoche, tenemos potestad para afirmar que así es. Good Save The Queen se subió al escenario de Sancti Petri y empezó a moverse de una manera que hacía dudar si quienes estaban delante de nuestros ojos eran estos argentinos que se han hecho con un nombre y un hueco en el panorama internacional o eran los mismísimos Queen transportados con algún tipo de tecnología. Pablo Padin, Francisco Calgaro, Matias Albornoz y Ezequiel Tibaldo -sí, a pesar de que parezcan 20 por el dinamismo de su 'show', son solo cuatro- brindaron una noche mágica a ese público gaditano entregado a todas y cada una de las actuaciones que, hasta el momento, han tenido lugar en ese marco incomparable.




Pablo, el encargado de encarnar a un Freddy Mercury irrepetible, realizó un despliegue de energía recorriendo todos los rincones del escenario. De un lado a otro... y vuelta a empezar. Como si fuera él. Como si hubiese cogido el ADN de una de las figuras más representativas de la música de todos los tiempos para ofrecer un 'show' apto para los más nostálgicos y adaptado para todos aquellos que nos quedamos con las ganas de ver un directo de la banda original.

A lo largo del espectáculo, combinaron, de manera milimétricamente medida, los momentos de puro rock que hacían que los presentes se revolvieran en sus sillas -ya se sabe: exigencias de esas medidas restrictivas impuestas por culpa de la Covid-, con otros más melódicos. Unas pausas necesarias para que Padin, puro nervio, pudiera coger algo de aire antes de otra caída libre en esa montaña rusa de emociones en la que han sabido convertir una puesta en escena brillante. Un vaivén en el que, por supuesto, el vestuario también juega un papel fundamental.

queen 1


Mimando hasta el último detalle

Al más puro estilo 'made in Queen', se sucedían esos cambios de ropa, recordando instantes mágicos como el 'I Want to break free', donde los elementos textiles tienen una importancia capital. Aunque, sin duda, el momento cumbre en matria estilística llegaba con ese 'We are the champions' que se ha convertido en un auténtico himno en las competiciones deportivas. Pablo se colocaba la corona y esa bata de cola que Mercury convirtió en uno de sus sellos de identidad de imagen. Porque Queen también era eso: la conjugación de la potencia vocal con la apariencia exterior con toques de extravagancia.

El cuidado en parecerse lo máximo posible a Queen llega hasta el punto de que el encargado de las luces tiene estudiado hasta el último detalle de cómo lo hacía el grupo británico para que las diferencias sean mínimas. También las guitarras que utilizan están confeccionadas, de manera específica, para ellos, replicando con la mayor fidelidad posible las que en su día utilizaron ellos y que les llevaron a ser una de las bandas más aclamadas del planeta por la propuesta que ofrecían.

queen 2


Y con todos estos ingredientes, era imposible que el patio de butacas no estuviera entregado. Colaborativo con esos "eeeeoooo" tan característicos y también traídos al presente directos desde el pasado. Un 'show' para todos los públicos, como así que demostrado con ese bebé al que le están haciendo mamar, desde la cuna, una música que debería enseñarse en los colegios.

También te puede interesar...

La "noche inolvidable" de Vanesa Martín en el Concert Music Festival: baile e intimidad de una mujer versátil

La energía desbordante de Manuel Carrasco conquista el Concert Music Festival

RockFM