Gran refriega entre los componentes originales de Barón Rojo

Los hermanos de Castro y Sherpa han tenido un duro cruce de palabras en redes sociales
ctv-mbt-baron-rojo

Tiempo de lectura: 5’

Hay tensiones que nunca terminan de desaparecer. Ese es el caso de los miembros originales de uno de los grupos de hard rock más grandes de la Historia del panorama nacional, Barón Rojo. En esta ocasión, han sido los hermanos de Castro los que han comenzado la discusión a través de un comunicado oficial en su cuenta de Facebook que reza lo siguiente:

“BARÓN ROJO Y LOS FELONES

RAE--FELONÍA 1. f. Deslealtad, traición, acción fea.

1- La compañía discográfica, de entonces, CHAPA DISCOS (hoy en día absorbida por SONY MUSIC) registró el nombre de BARÓN ROJO en 1980 al empezar a grabar el grupo con este sello discográfico. El nombre del grupo fue idea de Armando de Castro, que le propuso a Campuzano también que se lo pusiera a alguna canción. Campuzano asumió la función de diseñar el anagrama y los miembros del grupo aceptamos el diseño.

2- En 1989, Calabria y Campuzano decidieron abandonar Barón Rojo. Nadie les echó ni les empujó a ello y se fueron con toda seguridad principalmente porque NO GANÁBAMOS DINERO. ¡BARÓN ROJO VALÍA ESO PARA ELLOS!

3- Se fueron, pero enseguida empezaron a decir que no querían que el grupo siguiera sin ellos, pero no ya como BARÓN ROJO sino con ningún otro nombre que lo recordara. Por este motivo, registraron todos los nombres similares, entre ellos el que utilizan ahora y por el que mucha gente nos llamaba de forma simpática en aquella época de nuestros comienzos.

4-Si hubieran querido seguir utilizando el nombre de Barón Rojo o en su defecto cualquier otro, lo hubieran podido hacer, como lo hicimos nosotros con Barón Rojo. Nadie se lo podía impedir, nosotros no éramos dueños del nombre. No hicieron uso ni de uno ni de otro entonces, porque lo único que querían es que el grupo de Barón Rojo no funcionara más. Por ellos, ese Barón Rojo que ahora tan pomposamente reivindican, hubiera dejado de funcionar, quizá para siempre.

5- Lo Intentaron también legalmente, pero debido a un poder mal hecho, no se pudo transferir el nombre, que continuó siendo propiedad de Chapa Discos y no del grupo.

6-Años más tarde, aun teniendo todo esto presente, consideramos las heridas suficientemente cicatrizadas y les propusimos reingresar de nuevo al grupo en 1995 como miembros de pleno derecho a todos los efectos. Ofrecimiento que rehusaron sin mediar dilación y sin titubear.

7- En 1999, la compañía discográfica Sony Music, que había recogido y heredado el catálogo de Chapa Discos, nos propone grabar un importante recopilatorio que llevaría el nombre de CUESTE LO QUE CUESTE. Ellos dos se comprometieron, firmando en papel con timbre del estado, por la cantidad de 2 millones de pesetas cada uno y por cobrar además los mismos royalties que si hubieran participado en él, a colaborar en la promoción del disco y a RENUNCIAR Y OLVIDARSE para siempre de todo lo que tuviera que ver con Barón Rojo, además de NO UTILIZAR el nombre de BARÓN ROJO NI DIRECTA NI INDIRECTAMENTE ( incluyendo que se incorpore cualquier signo distintivo idéntico…) y a NO PERJUDICAR nunca el nombre de Barón Rojo ni a nosotros ( Hermanos de Castro) como componentes y titulares del nombre BARÓN ROJO. Compromiso firmado que, como casi todo lo que tocan y se pudo comprobar posteriormente, incumplieron en su totalidad.

8- En el 2010, con motivo del 30º aniversario de la fundación del grupo, se contempla la posibilidad de una gira-reunión con Campuzano y Calabria. Esta gira se interrumpió definitivamente al aparecer unas declaraciones de uno de ellos en “El Periódico” de Barcelona el mismo día del concierto del Palau Sant Jordi, afirmando que BARÓN ROJO era un grupo cadáver, que no renueva, que no aporta nada… Incluso osa pronunciar esta frase y cito palabras textuales: “Cómo estamos necesitados de dinero, si no hay otra manera de sobrevivir, no diremos que no si sale otra oferta”. ¿ESTO ES LO QUE VALE BARÓN ROJO?

9- Campuzano y Calabria aprovechan para intentar reincorporarse al grupo en ese momento, recordemos que se les había hecho una propuesta 15 años antes, y esta vez fuimos nosotros los que no aceptamos, dado que llevábamos 20 años trabajando solos, por y para Barón Rojo y no queríamos poner en peligro nuestra autonomía para funcionar, ni el nombre, ni el futuro del grupo.

10- Sony Music deja el nombre BARÓN ROJO vacante y ahora pertenece a la sociedad BARÓN ROJO CONCIERTOS SL, de la que son titulares Carlos y Armando de Castro.

A partir de ahí, la animadversión y el resquemor empiezan a protagonizar todas las acciones de unos de ellos. Incumple flagrantemente lo que había firmado en 1999, realiza todo tipo de críticas, faltas de respeto, insultos, etc., llegando últimamente a copiar y utilizar el nombre sin ninguna clase de permiso, ni poder para ello y solo trabaja para socavar y perjudicar a Barón Rojo. Y logró, entre otras cosas, dividir, quizá para siempre, a todos los seguidores del grupo en dos bandos.

Quizá la parte más inicua y menos veraz de todo es pretender reclamar la propiedad de algunas de las canciones más populares del grupo que todos tenemos en mente. Esas canciones son canciones de BARÓN ROJO y jamás hubiera él solo o con su mujer, sido capaz ni en sueños de hacer algo similar, si no, ¿por qué no lo hizo antes? ¿O por qué no ha sido capaz después? ¿Por qué no dejó sus veleidades filosófico orientales con los Módulos, versión TAO y se puso a hacer rock de esa categoría él solo? ¿Por qué nos necesitaba a nosotros para ello si todo el mérito era suyo? ¿Qué varita mágica hizo que todas esas canciones sonaran a rock? ¿Qué hada madrina se la proporcionó al nuevo rockero recién llegado? ¿Y por qué tantos de vosotros os habéis comido, asumido y apuntado a ese relato? Menos mal que sois seguidores de Barón Rojo…

Por cierto, de esas canciones más populares del grupo, las únicas que firman solos e INJUSTAMENTE como autores Campuzano-Cortés son Barón Rojo, Los Rockeros van al Infierno, Breakthoven y El Malo, que llevan unos arreglos, en su mayor parte de Armando de Castro, casi tan importantes como la propia composición (circunstancia que ocurre muy a menudo en rock), que es solo la melodía cantada con una guitarra con la letra. En cambio, sí reconocemos la justicia de que firmen ellos solos Hijos de Caín.

Resistiré, Siempre estás allí, Concierto para ellos, Con Botas Sucias, Satánico Plan, Herencia Letal, Hermano del Rock and Roll, Se Escapa el tiempo, Larga Vida al rock and roll, Son Como Hormigas, Cuerdas de Acero y muchas otras llevan todas la firma secundaria o principal como autores de alguno o de ambos hermanos De Castro.

Al anunciar nosotros la gira de despedida, por hacerlo con dignidad, aún en buena forma y dando la talla en los conciertos, todo eso que hubieran podido hacer en 1990, deciden de repente hacerlo ahora, ya los dos juntos, con casi 70 años a sus espaldas, aprovechando oportunistamente el tirón mediático de la circunstancia y aquel antiguo nombre, y nuevamente incumpliendo, ya de una manera obscena lo firmado en 1999, esos derechos que vendieron sin pestañear, y perjudicando a Barón Rojo en todo lo que pueden. Encuentran gran respaldo mediático y promocional de todos los enemigos de Barón Rojo que estaban esperando un momento así.

Tratan de volver los Desertores del Rock…ojalá sea tarde ya”.

Como podéis comprobar, los hermanos de Castro, los dos únicos miembros originales de Barón Rojo que quedan dentro de la formación, la cual, por cierto, se despedirá el próximo 30 de diciembre de 2020 en el Wizink Center de Madrid, recopilaron su versión de las desavenencias ocurridas en la banda a lo largo de los años. Sin embargo, esto no acaba aquí, ya que Sherpa, el que un día fuera vocalista del conjunto, también contestó a sus antiguos compañeros a través de un comunicado:

“A todos los que hayáis podido leer el farragoso comunicado de los hnos. en el que me insultan y tratan de desacreditarme como persona y como músico, solo puedo deciros que casi todo de lo que cuentan de mí es mentira, es su interesada y parcial versión y lo único que pretende es perjudicarme a mí y a mis compañeros de Los Barones.

Si por mí fuese, habría pasado página de todo esta pelea de malos vecinos, pero si me “dan” tengo que responder. Tarde o temprano contaré en un libro mi versión para quienes queráis comparar y reíros un poco.

Lo sentimos, hermanitos, pero en el escenario es donde se demuestra lo que vales y vosotros hace tiempo que lo único que demostráis es ¡que ya no dais para más!”.

Sea como fuere, los miembros de Barón Rojo y el cantante de Los Barones parecen estar cada día más lejos de resolver sus diferencias. A algo más de un año de la despedida de la banda original, es muy improbable que se produzca una reconciliación.

RockFM