5 guitarristas que no habrían existido sin Jimi Hendrix

Prince, Frusciante, Lenny Kravitz, Kirk Hammett o Satriani son algunos de sus discípulos
ctv-xc5-maxresdefault
RockFM

Locutora RockFM

Tiempo de lectura: 3’

¿Conoces la frase "no pain, no gain"? La traducción literal sería: sin dolor, no hay ganancia.

Pues sin la existencia de Jimi Hendrix el mundo de la música no habría ganado grandes guitarristas como Prince, Frusciante, Lenny Kravitz, Kirk Hammett o Satriani. Su prematura pérdida hizo que otros muchos quisieran mantener vivo su legado e influencia en sus respectivas carreras.

Sería imposible hablar de ellos sin hacerlo de Hendrix. Solo necesitó cuatro años para convertirse en el más poderoso 'maestro Jedi' de las seis cuerdas aún a día de hoy.

Si él fue el mejor de los Jedis, ¿quiénes son sus padawans más fieles?

1. Prince.

Que las apariencias no te engañen. Muchos piensan en Prince Rogers Nelson como un artista de música disco, pero tocó prácticamente todos los palos. Catalogar a Prince en un solo estilo musical sería demasiado osado. Blues, rock, soul, jazz, funk... nada se le resistía. Prince, al igual que Jimi, fue un inconformista hasta el final de sus días. Nunca se cansó de experimentar hasta más allá de lo experimental. Su dominio de la guitarra era total. Su técnica y destreza dejaron a más de uno con la boca abierta:

A Prince no le hacía ninguna gracia que le compararan con Jimi Hendrix:

"Es sólo porque es negro. Eso es realmente lo único que tenemos en común"

Pero el poder hacer "lo que quieras" con la guitarra, revolucionar la música hasta el punto de que no tenga secretos para ti, ser un animal de escenario y una fiera insaciable en el estudio, amigo mío, te convierte, en un digno sucesor de Jimi Hendrix.

2. John Frusciante.

Solo con escuchar detenidamente la introducción de "Under the Bridge" de Red Hot Chili Peppers ya nos hacemos una idea de la pasión e influencia que Jimi Hendrix ha ejercido sobre el guitarrista de la banda californiana...

Llegaron a nombrarlo "El Jimi Hendrix del siglo XXI", aunque él solo se considera un fan de Jimi:

Red Hot Chili Peppers es una de las bandas que mantiene viva la llama que encendió Jimi. En su repertorio en directo, no suele faltar un buen cover del genio de Seattle:

3. Lenny Kravitz.

Sí, a Lenny también le compararon con Jimi Hendrix. Desde que nos dejara hace 50 años, hay una necesidad brutal por llenar el vacío que dejó en la música. Tanto es así que cada x años sale "el nuevo Jimi Hendrix". Así se refería a Lenny la prensa cuando apareció en escena.

Está claro que Hendrix fue uno de los héroes de cabecera para Lenny y lo demostró con creces haciendo "Are you gonna go my way". La cosa pintaba bien, pero Jimi... fue mucho Jimi.

Y eso que Lenny reunía, aparentemente, todos los ingredientes: actitud, puesta en escena arrolladora, autenticidad... solo le faltó algo bastante importante: la técnica.

4. Kirk Hammett.

“Después de meses de hacer 'air guitar' con 'Free Bird', lo que realmente me metió en la guitarra fue ver un documental sobre Jimi Hendrix y comprar la banda sonora de Woodstock. Quería ser Jimi Hedrix".

El guitarrista de Metallica confesó que al ver ese documental, fue inmediatamente a su tienda de discos para empararse de Hendrix. Lamentablemente en ese momento solo tenían la banda sonora de Woodstock y fue ahí donde escuchó la canción que se convertiría en motivo de peso para empezar a tocar la guitarra: “The Star Spangled Banner”.

El primer tema que arendió a tocar fue, por cierto, “Purple Haze”.

5. Satriani

El virtuoso Joe Satriani vivió la muerte de Hendrix de manera intensa. Tenía 14 años cuando se enteró de la noticia, pero ya tenía claro su destino:

"Jimi Hendrix ha muerto y voy a dedicar mi vida a tocar la guitarra eléctrica"

Imagina que tu hijo adolescente te suelta eso en plena cena. Pues así lo advirtió Satriani y fue un "dicho y hecho".

"Pero cuando escuché que Jimi Hendrix murió, fue un momento decisivo para mí. Algo me dijo que tenía que tratar de rendirle homenaje de alguna manera, y la única manera de hacerlo era convirtiéndome en un guitarrista, y por alguna razón, sabía que podía hacerlo.

"Terminé comprando esa guitarra con el primer sueldo de mi hermana. Era una Hagstrom 3 blanca con detalles negros. No sabía nada de guitarras en ese momento; no sabía qué era una Fender Stratocaster. Para mí, la Hagstrom parecía una guitarra Jimi Hendrix, costaba 120 dólares y estaba absolutamente emocionado de tenerla.

¿Sabes cuando sientes que algo que, a pesar de no ser tuyo, te pertenece y no quieres compartir con nadie? Satriani sabe mucho de ese sentimiento...

"Sin embargo, hay algo extraño: amaba tanto la música de Jimi que nunca la tocaría para la gente. Durante mi adolescencia y tocando en varias bandas, me negué a tocar canciones de Hendrix. Sé que suena extraño, pero la música de Jimi era tan especial para me dijo que eran como obras de arte que no deberían ser tocadas ni modificadas. No quería profanar su magia de ninguna manera ".

Hasta que al final se animó:

Ellos son solo algunos de los artistas que fueron embrujados por el hechizo de Jimi Hendrix. Y tú, ¿lo has experimentado?

RockFM