Habla el descubridor de Green Day: “Tenían el potencial para ser tan grandes como The Beatles”

Su nombre el Larry Livermore y fichó a la banda en el sello Lookout Records
Habla el descubridor de Green Day: “Tenían el potencial para ser tan grandes como The Beatles”

Tiempo de lectura: 2’

Larry Livermore, el descubridor de Green Day, ha afirmado que la banda tenía potencial para ser “tan grande como The Beatles”, tal y como explica Louder Sound. El empresario musical fichó a os californianos en su discográfica, Lookout Records, cuando aún eran adolescentes.

Livermore ha hablado sobre la historia del trío en sus comienzos en un ensayo titulado 'I Am The Disappearing Boy: 30 Years Of Kerplunk', escrito por petición personal de Armstrong para conmemorar la efeméride de la salida del segundo disco de la banda, que se publicó el 15 de diciembre de 1991. El empresario ha recordado cómo la banda consiguió vender 10.000 copias del álbum en un solo día, la primera tirada entera de discos.

“La gente, por lo general, asume que 'Dookie', que vio la luz en 1994, fue el disco que lanzó a Green Day a la fama”, escribe Livermore, “pero fue con 'Kerplunk', más de dos años antes, cuando la banda pegó su primer salto. Los que les habíamos conocido desde el principio solo podíamos ver, impresionados, cómo la banda se lanzaba hacia las estrellas”.

En el ensayo, Livermore recordó ver a Green Day tocar por primera vez, cuando la banda todavía se llamaba Sweet Children, “Billie y Mike tenían solo 16 años en aquel momento y, su entonces batería, Al Sobrante, tenía 18 años”, explica. “Fue su tercer o cuarto show, pero no hubo ninguna duda de que su música estaba lista para lanzarse al mundo”.

El presidente de la discográfica recuerda escuchar 'Kerplunk' por primera vez en un velo de vuelta a Berkeley después de masterizar el disco en Los Ángeles.

“Puse una copia del casete en mi walkman según el avión bajaba por la pista y comenzaron a sonar los primeros acordes de '2000 Light Years Away', y eso me clavó en el asiento con una fuerza superior a la de la gravedad'”, narra. “En aquel instante, supe que todo había cambiado, para la banda, obviamente, pero también para su familia, amigos, fans y para mí en la discográfica que intentaba dirigir. Hasta ahora, todo había sido diversión, pero ahora estaba a punto de ponerse serio. En en buen sentido, sobre todo, pero también de formas que iban a ser difíciles de predecir o controlar”.

“Pasarían un par de años antes de que todo el mundo supiera de lo que me acababa de dar cuenta, pero en mi cabeza ya no había lugar a dudas: la banda que había producido la música que sonaba a través de mis auriculares estaba a punto de convertirse en uno de los grupos más grandes del mundo”.

“Una cosa es decir, como hice la primera noche en la que les vi, que tenían el potencial para ser tan grandes como The Beatles. Otra es darse cuenta de que esto, en realidad, podría estar sucediendo”.








RockFM