El himno que Pete Townshend (The Who) se negó a grabar y que "encasquetó" a Eddie Van Halen

Pete Townshend iba a aparecer en uno de los álbumes más vendidos de la historia, pero Eddie Van Halen acabó grabando en aquel redondo
El himno que Pete Townshend (The Who) se negó a grabar y que "encasquetó" a Eddie Van Halen

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con la Rolling Stone, Pete Townshend (The Who) ha explicado que, en 1982, fue contactado para grabar el que acabaría siendo uno de los temas más emblemáticos de la historia de la música, pero se negó y le encargó el trabajo a Eddie Van Halen. Estamos hablando de "Beat It" de Michael Jackson sacado de su álbum, 'Thriller', de 1982.

"Les dije que no podía hacerlo yo, pero recomendé a Eddie, que me llamó y habló conmigo", ha explicado el legendario músico. "Era un tipo encantador, estaba muy contento de que le hubiera dejado el contacto y, además, me contó lo mucho que estaba disfrutando de tocar el teclado".

El resultado de aquel entusiasmo se haría notar al poco tiempo con el single más mítico de la banda. Y es que, poco después, a finales de 1983, Van Halen publicaría "Jump", parte del disco '1984', publicado en enero del año que le da nombre al redondo.

Por otro lado, "Beat It" consiguió llegar a lo más alto de las listas de ventas durante tres semanas consecutivas. El tema tiene una fuerte presencia de guitarristas rockeros, ya que, además de un solo de Eddie Van Halen, también tiene al guitarrista de Toto, Steve Lukather, como músico de estudio de la canción. "Quería componer la clase de canción que compraría si fuera comprar un tema de rock", explicó Jackson a Ebony en 1984. "Así es como lo enfoqué y quería que los niños también pudieran disfrutarla, es una canción para que puedan disfrutar los niños de colegio y los estudiantes de universidad".

Durante la entrevista, Townshend también ha recordado a Eddie Van Halen, más allá de esta anécdota: "Su sonrisa era un clásico. Era un hombre que estaba en su lugar, feliz de hacer lo que estaba haciendo... Según envejeció, se convirtió en una persona más generosa, amable y humilde con sus enormes regalos musicales. Compartió muchísimos trucos en talleres de guitarra, además de online y en televisión. Tenía un enorme talento".

"Su muerte ha sido una completa tragedia. No solo era un guitarrista innovador, con estilo y buen gusto, sino que también era un virtuoso capaz de dar espectáculo y de dejarnos con la boca abierta siempre que le veíamos".

"Era el Gran Guitarrista Americano, deseaba que fuera presidente un día", ha concluido Townshend.

RockFM