10 momentos de la Historia del Rock N' Roll en la gran pantalla

Con motivo de la 92ª edición de los Premios Oscar, repasamos algunas películas donde el rock y el séptimo arte se dieron la mano
ctv-nin-5c8437b713e80

Tiempo de lectura: 4’

El próximo domingo 9 de febrero, víspera de la gala de los Oscars de Hollywood, celebraremos una nueva edición de "Luces, Cámaras y Rock N' Roll". Recordamos algunos de los momentos de la historia del rock, que el cine quiso dejar su huella en la cultura del rock.

Rockstar (2001) - Una película bastante floja y plagada de clichés, pero inspirada en la verdadera historia de Tim “Ripper” Owens, quien cantaba en una banda tributo a Judas Priest y fue elegido para reemplazar a Rob Halford.
 


The Doors (1991) - La película de Oliver Stone deja mucho que desear y es para ver sin ninguna clase de exigencia cinematográfica, pero es ideal si eres fanático de la banda en cuestión. Stone estaba poco interesado en profundizar realmente en la historia de la banda y en su carismático y peculiar líder Jim Morrison, o en explorar los conflictos inherentes a una figura de esa magnitud y a una banda como ésta, sino en mostrar toda una serie de mitos, leyendas, rumores y clichés sobre ellos, sobre la cultura hippie de fines de los 60, sobre los rock stars, sobre la poesía del rock y sobre las drogas.
 


Sid and Nancy (1986) - Biopic centrado en Sid Vicious, y su relación con Nancy Spungen, figura central (y trágica) en su vida. Sid Vicious, por su parte, es uno de los más grandes íconos de la cultura punk, y el que llevó al máximo la pulsión autodestructiva del mismo. Sid y Nancy son interpretados por Gary Oldman y Chloe Webb.
 


The Wall (1982) - Un guión escrito por el propio Roger Waters e inspirado en el álbum conceptual The Wall de Pink Floyd, este musical se centra en un solitario rockstar llamado Pink que comienza a perder la cordura y construye un muro para aislarse del mundo exterior. Además de ayudar a posicionar al álbum The Wall como uno de los más importantes de la historia del rock, la película marcó a toda una generación que se vio impactada y seducida por esa sugerente música y oscuros conceptos.
 


A Hard Day's Night (1964) - Testimonio cinematográfico mejor logrado de la que es considerada la banda más importante de la historia de la música popular. A Hard Day’s Night es como una canción de los Beatles de esas que hacían estragos durante la Beatlemanía, período en el que hace énfasis una película: divertida para la época, original, pegadiza, exitosa, liviana, pero técnicamente virtuosa, y con una sutil complejidad.
 


Hedwig And The Angry Inch (2001) - Siguiendo con las subversiones de género dentro del ámbito tradicionalmente masculino y viril del rock, la maravillosa Hedwig and the Angry Inch (dirigida, escrita y protagonizada por John Cameron Mitchell, y basada a su vez en la obra musical de su autoría) tiene como protagonista al líder transexual de una banda en Alemania Oriental. Está inspirada en el Glam Rock y su estética andrógina, presente en artistas como David Bowie. Y también hace referencia a la malograda operación de cambio de sexo que sufrió Hedwig, quien quedó con un órgano genital que no es ni masculino ni femenino, de una pulgada de largo. Una premisa curiosa y original, que de alguna manera refleja cabalmente un espíritu a tono con lo más básico y esencial del rock como filosofía.
 


Casi Famosos (2000) – La revista Rolling Stone, con todas sus luces y sombras, es una referencia inevitable en la historia oficial del rock, y Cameron Crowe, periodista musical devenido en director de cine, fue parte del fenómeno durante sus años de gloria en la década de 1970. De modo que no desperdició la oportunidad de llevar al cine una historia inspirada en sus propias experiencias cuando comenzó a trabajar para la revista con sólo 16 años, siguiendo las giras de bandas como The Allman Brothers, Led Zeppelin y Lynyrd Skynyrd.
 


Alta Fidelidad (2000) - Basada en el libro homónimo de Nick Hornby, no pertenece estrictamente al género “musical”, ya que en realidad sería simplemente una comedia romántica (con algo de drama). Sin embargo, el protagonista, Rob, interpretado por John Cusack, es un gran melómano que posee una tienda de discos y tiene amigos igualmente melómanos. En la obsesión del personaje con la música pop y rock, en la constante referencia a artistas, canciones y letras, y en el importante papel que juegan estas cosas en su vida personal y amorosa. “¿Escucho esta música porque estoy deprimido o estoy deprimido porque escucho esta música?”
 


Control (2007) – Hoy en día es casi imposible no encontrar a alguien con una camiseta de Joy Division en los conciertos de artistas “independientes”, pero muchos deberían echa un ojo a uno de los mejores biopics de los últimos quince años. Centrada en la gran banda de post-punk Joy Division, pero especialmente en la atribulada y breve vida de su líder, Ian Curtis. Anton Corbijn, quien debutó como director con esta película, había trabajado antes como fotógrafo para Joy Division, por lo que contó con un profundo conocimiento del funcionamiento interno de la banda, de la dinámica entre sus integrantes, y de las notorias características de Curtis, incluyendo su epilepsia, que le inspiró sus célebres bailes en el escenario. Recomendamos seguir con 24 hour Party People.
 


This Is Spnial Tap (1984) -  Probablemente, la mejor sátira del mundo del rock más tradicional, principalmente de géneros como el hard rock o el heavy metal, que generalmente tendían a ser extremadamente solemnes. Además de ser graciosísima, la película es pionera en el fascinante género de los mockumentaries (falsos documentales) y utiliza este formato para exponer el absurdo y la excentricidad de sus pretenciosos protagonistas, integrantes de la ficticia banda Spinal Tap.
 


En los últimos años, estamos viviendo los años dorados de los biopics del rock con películas como "Bohemian Rhapsody", "Ray", "Walk The Line", "The Dirt" o "Rockteman", entre otras. Así como las que vendrán sobre David Bowie, Ozzy Osbourne, etc.
 

RockFM