La historia de Jason Newsted, la parte más oscura de Metallica

La trayectoria del bajista en la banda está llena de altibajos 
ctv-hx5-jason-newsted

Tiempo de lectura: 3’

Tras la muerte de su bajista, Cliff Burton, en un accidente de tráfico en Suecia durante una gira de la banda, los miembros restantes de Metallica se vieron obligados a buscar un sustituto tan sólo tres semanas después del fallecimiento de su compañero y amigo. Al no haber superado el luto, Newsted, quien era un gran fan de la formación, se convirtió en el blanco de todas las frustraciones y el dolor de Hetfield y compañía. 

En el primer álbum que grabó con la banda, '...And Justice For All' el bajo es prácticamente inaudible. Esto tiene dos razones, la primera es que el instrumento está grabado en la misma frecuencia que la guitarra rítmica de Hetfield y ambos marcan las mismas notas. A la hora de grabar su parte, Jason Newsted se encontró con un ingeniero de sonido que le dijo simplemente que tocara, no tuvo la ocasión de hablar con el resto del grupo sobre cómo debía sonar la mezcla. Sin embargo, los miembros de Metallica, más concretamente Lars Ulrich y James Hetfield, obligaron al ingeniero de sonido a bajar el nivel al mínimo, de manera que la línea quedara casi inaudible. 

Sin embargo, esto no fue todo lo que ocurrió, las múltiples bromas y el maltrato a su compañero se convirtieron en una constante en el seno de la formación. Una de las primeras fue en Japón. El bajista llevaba tan solo 11 días en la formación y estaba experimentando una de sus primeras fiestas como miembro de Metallica, por lo que, al parecer, se encontraba en un estado de completa ebriedad. Entonces, Kirk Hammet decidió gastarle una broma pesada, diciéndole que probara una cucharada de un delicioso “helado de menta”, que resultó ser wasabi, esto es, un condimento hecho a base de rábano que es extremadamente picante. El músico, obviamente, comenzó a ahogarse y a toser, totalmente borracho y atorado por el picante. Cuando se recuperó, se dio cuenta de que todos los miembros de la banda le habían dejado solo en la mesa donde estaban cenando. Entonces, apareció un camarero con la cuenta, que alcanzaba una cantidad de dinero inmensa. Jason miró hacia todas partes, sin terminar de creerse lo que estaba ocurriendo. Por suerte, todo se trataba de una broma pesada y, al rato, su road manager apareció para encargarse de todo. 

Otro de los “detalles” que sus compañeros de banda tuvieron con él fue el de tirarle toda su ropa y enseres por la ventana del hotel en el que se alojaban, sólo para después destrozar su cuarto, llenándolo, además, de pasta de dientes y crema de afeitar. “¡Bienvenido a la banda, tío!”, gritaron mientras salían corriendo, dejando a Newsted solo y humillado. 

Cuando, en 2001, el bajista dejó la banda, se había convertido en toda una institución dentro de la historia del rock. Hay que tener en cuenta que este fue parte de la grabación de, además de '...And Justice for All', el 'Black Album', 'Load', 'Re-Load' y el 'Garage Inc.'. Pese a sus fieras actuaciones, llenas de energía y en la que realizaba los que seguramente sean los mejores coros que ningún componente de Metallica jamás haya hecho, sus aportaciones compositivas, al menos según sus compañeros, eran bastante limitadas. Eso no significa que Newsted fuera un mal músico, sino que nunca había terminado de estar integrado en la formación. De hecho, toda su inquietud creativa se derivó a un proyecto alternativo, Echobrain. 

Esta banda prometía mucho y, con los miembros de Metallica tomándose cada vez más tiempo libre, era totalmente compatible con las obligaciones de Newsted como bajista de los de San Francisco. Todo parecía ir sobre ruedas, los diferentes mánagers y equipos de publicidad se habían comprometido a ayudar Jason a fletar su proyecto alternativo, que además hacía un estilo diferente al de su grupo principal. Sin embargo, James Hetfield se enteró de lo que estaba sucediendo y su reacción fue la peor posible. Echobrain, de repente, fue vetado por todos los que rodeaban a Metallica y el bajista tomó la decisión de salir de la banda. 

En el documental 'Some Kind Of Monster', en el que se muestra el proceso de reconstrucción de la formación, así como la grabación del disco 'St. Anger' y los múltiples problemas por los que los miembros de la banda pasaron durante aquella época. Jason Newsted aparece mencionado en varios momentos dentro del documental, incluido un momento en el que la formación decide volver a tocar y este se entera y les deja un mensaje de voz bastante enfadado. Ellos le critican y deciden que no tiene ninguna posibilidad de volver al grupo. 

Su sustituto, en primera instancia, no fue Robert Trujillo, que por aquel entonces ya había tocado con grandes músicos de la talla de Ozzy Osbourne, sino Bob Rock, que se encargó de grabar las líneas de bajo del fallido 'St. Anger'. Sin embargo, tras una exhaustiva audición, Trujillo fue el elegido para entrar a Metallica. Parece ser que, gracias al paso de los años y a la experiencia, este músico sí que ha encontrado un sitio cómodo y definitivo dentro de la formación. Pese a todo, la historia de Jason Newsted en Metallica siempre será la del artista que, pese a haber ayudado tremendamente a la formación, nunca tuvo la oportunidad de ser un miembro de pleno derecho de la banda. 

RockFM