Sólo Rock N' Roll

La historia de Mägo de Oz, capítulo 1: Por el Camino de Baldosas Amarillas

El reportaje más completo que jamás se haya hecho sobre Mägo de Oz 

audio

Por el camino de baldosas amarillas

Pulsa para reproducir el audio

 

Tiempo de lectura: 2’

Jesús María Hernández, compositor y batería conocido artísticamente como Txus di Fellatio, junto a Juanma Lobón a las voces, deciden formar una banda en el año 88 por su gran amistad y gusto por la música rock. El primer nombre de la formación fue Transilvania, en honor a Iron Maiden. En el año 89 deciden poner el nombre de Mägo de Oz con el que se quedarían hasta el día de hoy.  

Tras reunir al resto de miembros se ponen a girar por diversos barrios de Madrid con un setlist basado en versiones de grupos de la época como Asfalto, Leño, entre otros. Poco a poco van surgiendo ideas de composiciones propias y se van planteado la grabación de un primer disco. El sello distintivo de Mägo se presenta con la colaboración del violín Carlos Prieto, conocido como Mohamed, en un tango para una de las primeras maquetas. Tras la experiencia Moha insiste en quedarse en la banda, algo que los demás terminan aceptando para plantear un rock con toques celtas. 

Con la banda consolidada Mägo de Oz decide grabar un primer álbum de estudio bajo el mismo nombre de la banda. Para ello, el padre de Txus les hizo un préstamo porque no habían reunido suficiente dinero con los conciertos que daban. La grabación tiene muchos problemas y han de regrabar distintas tomas y volverse a gastar dinero para ello. 

El álbum no tiene gran repercusión y empiezan a florecer los primeros problemas en la formación. Chema Alonso, guitarrista, tras varias idas y venidas abandona la formación y Juan Carlos Marín, comúnmente llamado Carlitos, pasa a ser el guitarra solista. Esta salida produce la entrada de Francisco Javier, conocido como Frank, a las guitarras rítmicas. El cantante Juanma se queda sin trabajo y esto coincide con el nacimiento de su hija. Estos hechos terminan provocando su salida de la banda. 

Por aquel entonces, Mägo de Oz ya tenía preparada su segunda obra de estudio, ‘Jesús de Chamberí’. Txus buscó cantante porque ante todo quería seguir con la banda. Tras el vocalista Auri, que duró unos meses, visita una academia de música en busca de encontrar alguien que diera la talla ante el micrófono. Allí es donde conoce a José Andrëa, quien termina ofreciéndose a cantar con ellos y quien sería la voz más característica de Mägo. Fue una pieza fundamental para que años más tarde terminaran saltando a la fama.  

Por: Jesús López-Peláez Calomarde

RockFM