La historia más macabra de Nita Strauss (Alice Cooper): “Me tiraron unos calzoncillos sudados”

La guitarrista de Alice Cooper recuerda cómo recibió un desagradable regalo de un fan
Instagram

Tiempo de lectura: 2’

La guitarrista de Alice Cooper, Nita Strauss, ha confesado una de las historias más desagradables de toda su vida profesional. La artista recibió un regalo no deseado en forma de unos calzoncillos sudados que un fan le tiró al escenario. En su cuenta de Instagram, Nita ha contado esta triste anécdota.

Strauss narró su desventura explicando que ocurrió en “una ciudad sin nombre” en 2021.

“Las giras acababan de volver a comenzar tras el confinamiento. La banda y los fans estaban de buen humor. En la primera fila, a mi lado del escenario, había un grupo de chicos jóvenes. Se lo estaban pasando en grande. Cantaban la letra, hacían headbanging, agitaban los puños en el aire y hacían los cuernos en los momentos adecuados”.

“Uno de los chicos en particular trató de llamar mi atención durante todo el espectáculo, soplando besos y haciendo el símbolo del corazón cada vez que miraba en su dirección. Un poco exagerado, pero me alegré de ver que la gente se divertía en un espectáculo y no le di mayor importancia. Llega 'Teenage Frankenstein', la penúltima canción. Miro hacia abajo. El tipo se había ido. ¡Qué inteligente! Probablemente no quería pillar para salir de ahí”.

“'School's Out'. El tipo ha vuelto. Sus amigos se están riendo. Estaba absorta en el espectáculo y no me di cuenta de que tenía algo enrollado en una de sus manos. De repente, un OVNI gris y sudoroso se precipita sobre el escenario y aterriza en la barra central, entre Alice y yo. Todos estallamos inmediatamente en una risa incontrolable. Los calzoncillos del tipo habían caido colocados en un foco, mostrando TODOS los efectos de haberlos llevado todo el día en un espectáculo al aire libre en agosto. Afortunadamente, Chuck Garric o tal vez Ryan Roxie engancharon la goma de los calzoncillos con su pala”.

“Todo el mundo sabía de qué tipo venían. Chuck (o tal vez Ryan) levantó hábilmente los calzoncillos y los lanzó en dirección al tío, pero como el lanzamiento desde la pala de un instrumento no es muy preciso que digamos, se pasó de la raya por un par de filas. Como resultado, un inocente espectador de unas filas más atrás que tenía las manos en el aire y la boca abierta, probablemente cantando 'WELL WE GOT NO CLASS, and WE GOT NO PRINCI-' (ndr: la letra de “Schools Out”), de repente vio cómo se le estampaban en la cara los calzoncillos sudados del tipo de la primera fila. El "AAAAGGHHHHHH" sonó aún más alto que el ruido del concierto y creo que fue una de las pocas veces en las que, literalmente, me ha caído de tanto reír”.

"La moraleja de la historia es ésta: No lances tus calzoncillos a una chica a menos que estés preparado para que lleguen a lugares que no esperabas. (O, ya sabes... tal vez sólo no tires tus bóxers a una chica en general)".

Hace unos días, pudimos ver a Alice Cooper en Leganés. Esta es la crónica de lo que vivimos.

RockFM