Hizo un pogo con música de Slayer en su boda pero no sabía a lo que se enfrentaba

Los bailes de boda convencionales suelen ser bastante más suaves 
ctv-kui-boda

Tiempo de lectura: 1’

¿Tienes planes de casarte? ¿Estás planeando tu boda? Lo mismo te acabas de casar y no dejas de recordar lo geniales que fueron la ceremonia y el banquete de después. Pues a Katherine, una mujer estadounidense que se casó el pasado septiembre, seguramente no le haga tanta gracia recordar la suya o, al menos, el baile de apertura, es lo malo de realizar una boda al estilo más metálico que puede haber. 

El caso es que la novia contrajo matrimonio con Adam Schwartz, un verdadero fan de las corrientes más duras del heavy metal que, como no podía ser de otra manera, quería meter algo de su pasión en el que sería uno de los días más felices de su vida. La fiesta iba bien, todo estaba saliendo correctamente, pero la pareja quería acabar la ceremonia de una manera diferente, más “explosiva”. ¿Qué se les ocurrió? Pues pedirle al DJ que pinchara “Raining Blood” de Slayer, casi nada.

Aunque al principio, todo está calmado, algunos asistentes, incluyendo a la pareja comienzan a realizar un pogo a modo de broma. El problema es que un pogo casi nunca puede ser una broma. Poco a poco, el mortal círculo comienza a ganar cada vez más y más intensidad hasta el punto en el que, golpeada por todas partes, Katherine escapa a duras penas del mosh pit. Lo siguiente que se puede ver, es a una novia muy, muy enfadada en lo que iba a ser el día en el que tanto ella como su compañero serían el centro de atención, que se acabó desviando a un montón de personas viviendo la música de Slayer como si la banda estuviera tocando ahí mismo. 

¡En cualquier caso, felicidades a la pareja y al DJ! ¡Menuda boda más “heavy”!

RockFM