Ian Anderson (Jethro Tull) habla sobre su enfermedad: "Estaré bien mientras el COVID-19 no me pille"

El frontman de Jethro Tull, Ian Anderson, aclara las cosas sobre su enfermedad
Ian Anderson (Jethro Tull) habla sobre su enfermedad: "Estaré bien mientras el COVID-19 no me pille"

 

Tiempo de lectura: 2’

Ian Anderson, frontman de Jethro Tull, ha dado más detalles sobre la enfermedad que anunció, hace unos días, que padece. El músico subre de COPD, una afección pulmonar incurable que obstruye los pulmones y no permite que transmitan todo el aire que deberían. 

El artista, de 72 años, ha admitido que su salud no está en un mal momento tras 18 meses sin haber tenido ninguna recaída y tomando medicación, así como evitando ir a sitios donde el aire esté contaminado y ejercitando sus pulmones. 

Hoy, sin embargo, ante la avalancha de comentarios de preocupación, Aderson ha querido ser más preciso sobre su condición y su gravedad: "Gracias por vuestra preocupación, pero no os preocupéis por mi COPD o mi asma. Llevo 14 meses sin infecciones ni bronquitis. El año pasado fue el primero desde que tenía 20 años en el que no me puse malo en ningún momento. Las enfermedades que tengo están en fases muy poco avanzadas y pienso asegurarme de que sigan así", dijo el músico, que cambió su versión sobre el tiempo que llevaba sin enfermar, pasado de 18 a 14 meses. 

"Lo que quería decir cuando hablé con Dan Rather el pasado septiembre es que mis días como cantante están contados, ¡no mis días de seguir vivo! Después de todo, voy a cumplir 73 años este mes de agosto. Debería estar bien durante unos cuantos años más si el COVID-19 no me pilla primero", explicó el músico, revelando que la entrevista, emitida esta semana, fue grabada hace ya casi un año. 

"No tengo más riesgo de pillar el coronavirus que nadie. Eso sí, las consecuencias podrían ser mucho peores que si fuera un chaval de 17 o de 27 años. En cualquier caso, tengo menos probabilidades de enfermar porque he estado practicando la higiene que se promueve ahora desde hace años y la distancia social es mi forma de vida. Estoy acostumbrado a moverme en sitios públicos, restaurantes, hoteles y demás lugares. Lo único que me da miedo es montar en avión. Pero tengo los mejores geles, sprays, mascarillas y protección facil para estar listo cuando llegue (si llega) el momento de volver al mundo real a nivel profesional", afirma Anderson. 

"Un leve COPD o asma son factores con los que millones de personas alrededor del mundo tienen que vivir. No tiene impacto en mi vida diaria mientras no pille un resfriado, una gripe o un virus y sufra una fuerte bronquitis que, para mí, ha sido algo común desde que era joven. Pero, por el lado bueno, no tengo hemorroides o disfunción eréctil. Así que, las cosas van hacia arriba, no hacia abajo", finalizó el músico, haciendo un chascarrillo fácil. 

RockFM