Ian Anderson (Jethro Tull): "Lennon era probablemente el único que sería útil en una pelea”

La época más oscura de los Beatles les hizo ser los punks de aquel momento
Ian Anderson (Jethro Tull): "Mick Jagger era demasiado tímido como para que le vieran como un tipo duro"

Tiempo de lectura: 3’

Durante una conversación con Classic Rock, el líder de Jethro Tull, Ian Anderson, habló sobre los Beatles, centrándose en los primeros días de la banda y en los espectáculos de Hamburgo.

Ian comentó (según la transcripción de Ultimate Guitar): “Como la mayoría de gente de mi edad y que éramos de fuera de Liverpool, no tuve ningún indicio real de los Beatles hasta 'Love Me Do' [de 1962], momento en el que, hasta cierto punto, habían sido desinfectados por su mánager, tradicionalmente orientado al mundo del espectáculo, Brian Epstein”.

Sin duda lo consideró necesario, para ayudar al grupo a conseguir conciertos, para conseguir un contrato discográfico, y esos primeros éxitos eran lo que podríamos llamar canciones bonitas. “From Me to You”, “I Want to Hold Your Hand'... todo er muy inocente”.

Su época más oscura

Sin embargo, a medida que su fama crecía y se conocía la historia de sus primeros días, nos dimos cuenta de que no fue así como empezaron”.

Nos enteramos de la existencia del Cavern Club, y luego de sus excursiones a los sórdidos locales nocturnos de Alemenia [a principios de los años 60]".

En retrospectiva, se podría decir que Hamburgo fue el período punk de los Beatles, sus días nerviosos y peligrosos que eran difíciles de encajar con la propuesta de pop guardado en una caja de chocolate en la que se convirtieron”.

Cuando era un estudiante siempre me atrajo John Lennon por encima de los demás, con mucha diferencia. Paul McCartney parecía ser el personaje alegre, jovial y un poco mojado de la formación, como si la banda hubiera recibido un trasplante de Cliff Richard”.

Pero John tenía actitud, un sentido de desprecio cuando se trataba de estar arreglado y de que le hicieran vestir con trajes a juego”.

La primera vez que vi fotos de los Beatles en Hamburgo, me llamó la atención que allí Lennon estaba en su hábitat natural; vestido de cuero, con el pelo grasiento y con un aire de amenaza. Las fotografías de esa época son posiblemente más icónicas que casi todas las imágenes posteriores de la banda”.

Hamburgo fue un duro despertar para muchos músicos ingleses, un lugar oscuro lleno de marineros agresivos, personajes sospechosos y prostitutas. Pero, en muchos sentidos, los Beatles estaba preparados para ello, ya que procedían de un puerto marítimo”.

No eran chicos jóvenes de la frondosa Surrey, y Lennon en particular, como es de esperar, ya estaba familiarizado con el lado equivocado de las vías de Liverpool”.

Se habría sentido perfectamente como en su casa entre la mugre y la sangre”.

En términos de lo que se enfrentaron en lugares como el Star Club o el Kaiserkeller, Lennon, por lo menos, uno pensaría que era más que capaz de cuidarse a sí mismo y tal vez actuar como un protector de los otros, el muy joven George Harrison en particular”.

Era un ambiente áspero en el que era posible que se encontraran con resistencia, así que, como los punks de la década siguiente, tenían que ser descarados y enfrentarse a los demás”.

Ese descaro se manifestaba claramente en la música que tocaban. Alimentados por el alcohol y las pastillas para mantenerlos despiertos durante las actuaciones que se prolongaban hasta altas horas de la madrugada, se afanaban en conocer aproximaciones a Gene Vincent y Eddie Cochran, los malhumorados chicos malos cuyos discos habrían comprado unos años antes”.

No olvidemos, sin embargo, que no era solo Lennon quien llevaba la batuta aquí; en Hamburgo es donde McCartney perfeccionó el aullido de Little Richard que seguiría usando de vez en cuando a lo largo de su carrera con la banda”.

Las influencias de aquellos años

El papel que desempeñó Stuart Sutcliffe en aquellos días incipientes es objeto de debate, ya que si bien su contribución creativa a la música de la banda fue mínima, su presencia fue útil para los demás”.

"John, en particular, estaba cerca de Stuart, y tenerlo cerca puede haberle dado más confianza para encontrarse a sí mismo, para que su propio carácter evolucionara”.

En términos de influir en otros, la percepción de los Beatles como chicos malos de Hamburgo es un poco errónea: Lennon era probablemente el único que sería útil en una pelea”.

Los Rolling Stones fueron vistos inicialmente como unos rufianes, pero eso no fue tanto un intento de emular la suciedad de los Fab Four en formación como una reacción calculada a su imagen de matones”.

Mick Jagger siempre parecía demasiado cohibido para ser considerado un tipo duro: parecía que se iba a caer si le soplabas”.

Disponer de su tiempo en Hamburgo como parte de su biografía funcionó bien para los Beatles. Era interesante que tuvieran ese pedigrí de ser un poco vulgares, y no sólo jóvenes de cara fresca que hacían reverencias a la Reina en los Royal Variety Performances.

"Tenías que demostrar de algún modo tu valía si querías tener credibilidad, y Lennon asumió eso en futuros aspectos de su carrera, el clon de motero malo sustituido finalmente por lo que muchos percibían como un hippie loco y peligroso. Nunca perdió ese elemento de disidencia”.

"Se podría argumentar que McCartney fue el que más se esforzó por distanciarse de la picardía de los días de Hamburgo para convertirse en un intérprete más sano, mientras que Lennon se esforzó por mantener su veneno”.

"Esa combinación fue lo que siempre me atrajo, sin embargo; el guante de terciopelo que cubre el puño de hierro es lo que hizo que The Beatles funcionaran tan bien".


RockFM