La "ida de olla" más absurda de Mick Jagger (The Rolling Stones) durante su etapa en solitario

Joe Satriani devela que sufrió la locura de Mick Jagger en sus propias carnes durante un concierto junto a él
La "ida de olla" más absurda de Mick Jagger (The Rolling Stones) durante su etapa en solitario

Tiempo de lectura: 2’

Durante una entrevista con Music Is Win, el icónico guitarrista Joe Satriani ha hablado sobre su etapa tocando junto a Mick Jagger, en aquel entonces peleado con Keith Richards, a finales de los '80. Joe también ha desvelado cuál fue el momento más extraño que vivió junto al vocalista, que le hizo algo de lo más insólito durante un concierto.

"Hay muchas cosas graciosas que nos pasaron durante el tiempo que compartimos. Una de las cosas en las que Mick era muy bueno era en hacer que todo el mundo sintiera que estábamos juntos en una banda".

"Tenía su manera de hacer que todo el mundo estuviera cómodo. Sin embargo, eso no quitaba que él trabajara al máximo y diera más que nadie. Lo pasamos genial y había pequeñas cosas que nos hacían reír tanto que a veces no podíamos ni continuar haciendo lo que tuviéramos entre manos":

"Todo el mundo acabaría cayéndose al suelo o algo así por alguna estupidez graciosa. Esos momentos se quedarán conmigo toda mi vida: están los que escribió la prensa, las cosas que nos salieron bien y también las tragedias...".

"Pero le puede ver lidiando con el caos de la vida, con el hecho de que siempre hay algún conflicto. Mick siempre podía con ello y seguía girando. Salimos dos veces de gira y todo esto sucedió mientras estaba en un feudo con Keith Richards y antes de que volviera a The Rolling Stone, lugar al que siempre supe que iba a regresar".

"No es que tuviera ningún conflicto conmigo, pero podía ver que todo aquello era algo con lo que tenía que luchar. De toda aquella etapa hay un par de cosas que se quedarán conmigo para siempre, porque fueron geniales".

"Una de ellas fue que, cuando estabas tocando un solo o algo, siempre le gustaba interactuar contigo de una manera muy teatral, pero siempre apoyándote. Él sabía cuando íbamos a tocarlo y lo planeaba todo para que, por ejemplo, las luces nos apuntaran".

"Solía hacer cosas durante los conciertos y tenías que darte cuenta a tiempo, porque se mueve como un loco sobre el escenario. El bajista Doug Wimbish siempre solía decir que no podías prever lo que iba a hacer Mick mientras tocabas porque no se mueve como un tipo normal. Sale a bailar como Jerry Lewis, Jim Carrey o alguien así".

"Si empiezas a mirarle, de repente vas a perder el ritmo, porque no está bailando junto a ti, está actuando para la audiencia. Está haciendo algo que está a un nivel superior".

"En cualquier caso, recuerdo que, una vez, estaba tocando un solo y él llegó y me mordió en el hombro. No dejaba de decirme a mí mismo: 'Intenta continuar, solo es Mick haciendo de él mismo, le gusta hacer cosas raras'".

"Fue algo rarísimo, porque llegó, se puso detrás de mí y empezó a poner caras y, después, sin venir a cuento, ¡cogió y me pegó un bocado! Simplemente decidió que era buena idea coger y morderme mientras tocaba y pensé: 'Genial, ¿cuánta gente puede decir que ha sido mordida por Mick Jagger mientras están tocando un solo delante de 90.000 personas?'".

RockFM