Es imposible "que Rush vuelva a existir de nuevo" según Alex Lifeson

Las palabras del guitarrista han sido muy claras
Es imposible "que Rush vuelva a existir de nuevo" según Alex Lifeson

Tiempo de lectura: 2’

La mayoría de los fans de Rush asumieron que la banda se separaría tras la muerte del batería Neil Peart en enero de 2020. El guitarrista Alex Lifeson lo ha confirmado ahora, diciendo que "no hay manera" de que el grupo "vuelva a existir".

Lifeson solo ha hecho unas pocas apariciones en directo desde el último concierto de Rush en el Forum de Los Ángeles el 1 de agosto de 2015. El guitarrista confía en seguir en esa línea, señalando que consideraría "un puñado de shows específicos" con su nuevo proyecto, Envy of None, si hay suficiente interés.

Sin embargo, descarta definitivamente cualquier otra actuación con Geddy Lee bajo el nombre de Rush. "Creo que, sinceramente, Rush terminó en 2015", dijo Lifeson a Eddie Trunk de SiriusXM según la transcripción de Ultimate Classic Rock. "No hay manera de que Rush vuelva a existir, porque Neil no está aquí para formar parte de ello. Eso no quiere decir que no podamos hacer otras cosas, y que no podamos hacer cosas que beneficien a nuestras comunidades y todo eso. Tengo muchos planes en relación con todo esto y que no incluyen necesariamente a Geddy".

La relación del guitarrista con el líder de Rush se remonta a sus años de adolescencia. "Geddy y yo empezamos a componer juntos cuando teníamos, no sé, 14 años, supongo", dijo Lifeson. "Somos los mejores amigos. Quiero mucho a ese tío. Significa mucho para mí".

La "increíble experiencia de trabajar juntos, además de ser compañeros" fue una combinación importante que hizo que su relación laboral se mantuviera durante tantos años. "Tuvimos una gran historia e hicimos muchas cosas buenas juntos", explicó. "Realmente no es un gran problema si, durante el resto de nuestras vidas, solo somos mejores amigos".

Lifeson señaló que la cantante de Envy of None, Maiah Wynne, es "mucho más joven que cualquiera de nosotros" y que le "encantaría salir a la carretera y hacer una gira en condiciones". Pero a pesar de estas palabras, el guitarrista no está tan ansioso por volver a meterse en esa vida. "No tengo muchas ganas de estar sentado en una habitación de hotel mirando la televisión, ya sabes, durante 22 horas del día por las dos horas de emoción. No echo de menos la experiencia del directo”.

"Lo he hecho algunas veces desde entonces, en lugares más pequeños con proyectos más pequeños, sobre todo cosas benéficas. Es divertido cuando es para un par de cientos de personas, y no me importa. Pero hacer toda la gran producción, no estoy tan seguro. Soy muy perezoso por naturaleza. No sé si querría volver a sumergirme en todo eso".


RockFM