La inquietante y poderosa conexión de Black Sabbath: “Por las noches, soñábamos lo mismo”

El batería original de Black Sabbath, Bill Ward, recuerda los primeros días de recorrido de la banda inglesa
La inquietante y poderosa conexión de Black Sabbath: “Por las noches, soñábamos lo mismo”

Tiempo de lectura: 2’

El batería original de Black Sabbath, Bill Ward, ha hablado, en una nueva entrevista con Metal Hammer, sobre los primeros días de historia del legendario conjunto inglés, explicando que, hasta cuando dormían, tenían los mismos sueños.

El músico ha comenzado hablando sobre una de sus grandes influencias, The Beatles: “Eran rematadamente buenos, tanto que muchos de nosotros intentamos imitarles”, admite Bill Ward. “Recuerdo cuando publicaron su primer single, 'Love Me Do' , sobre 1962 y, al poco después tuvimos a Johnny Neal y a The Starliners, rock and roll de verdad influenciado por toda la música de los '50. Era la ola de bandas de Liverpool que llegó y le dio una patada en el culo a todo el mundo, y todas las grandes ciudades se tuvieron que adaptar con su propia escena”.

Black Sabbath se formó, inicialmente, como la Polka Tulk Blues Band (menos mal que se cambiaron de nombre) en 1968, ciando Ward y el legendario guitarrista Tony Iommi buscaban un nuevo conjunto tras separarse su banda de blues rock, Mythology. A ambos se les unieron John “Ozzy” Osbourne y Terence “Geezer” Butler que, a la postre, se acabarían convirtiendo en grandes ídolos del rock. La experiencia de los músicos no era mucha pero la combinación de sus sonidos consiguió generar algo muy distinto a nada que se hubiera escuchado antes.

Cuando acabamos de ensayar con Black Sabbath en el centro comunitario de Aston, tuve sentimientos dentro de mí diciéndome un puñado de cosas distintas. Éramos diferentes y no importaba si nos hacíamos famosos, porque había que íbamos a causar problemas, pero que también íbamos a ganar mucho afecto y estoy jodidamente orgulloso de eso”.

“Black Sabbath estábamos tan unidos que teníamos los mismos sueños”, dice el batería. “Eso sucede cuando estás en el mismo cuarto transfiriendo cosas, a nivel musical, de unos a otros todo el día, así que acabábamos teniendo sueños similares. Uno de ellos era que nos visitaba un sacerdote, o un espectro, y yo lo veía como si fueran nuestro ángel guardián”.

“Me encantan los fantasmas. Soy una persona de fantasmas, lo he sido casi toda mi vida”, admite Ward.

Muchas décadas después, Ward fue el único miembro original de Black Sabbath que se quedó fuera de '13', el último álbum del conjunto. De hecho, tampoco fue parte de la gira final de la banda, con Osbourne, Iommi y Butler presentes. Ahora, sin embargo, el batería dice estar en paz con todo aquello.

“Me encanta el ya sabes qué de esos chicos. He pasado por épocas en las que me enfadaba lo que pasó en 2012 y he acabado en un lugar de paz conmigo mismo y con ellos. Estoy feliz de que hiciéramos lo que hicimos, y muchas veces me pongo a recordar nuestros primeros trabajos en Copenhague y en la Reeperbahn de Hamburgo. Me encantan esos tipos y todas las imperfecciones que van con ellos. Es una sensación genial, el haber llegado tan lejos como lo hemos hecho, y estoy feliz con poder escribirles o hablar con ellos si quiero”.

RockFM