La insólita batalla entre Slipknot y Burger King: de los escenarios a los tribunales

Hablamos nada más y nada menos que de aquella campaña que en 2005 acabó siendo demandada por Slipknot
La insólita batalla entre Slipknot y Burger King: de los escenarios a los tribunales

Tiempo de lectura: 2’

La originalidad siempre es bienvenida en el mundo de la publicidad. Ofrecer un producto o un servicio de una manera diferente y rompedora suele ser uno de los objetivos centrales de las campañas publicitarias. Cómo olvidar el reciente revuelo que ha suscitado la campaña de Burger King en nuestro país. En ella, la conocida marca de hamburguesas hacía un inteligente juego de palabras utilizando la Semana Santa para invitar a los ciudadanos a comer sus hamburguesas sin carne. Algo que generó una gran polémica, hasta el punto de verse en la obligación de pedir disculpas y rectificar.

Pues bien, campañas publicitarias de este estilo podemos contar unas cuantas en Burger King. Sin ir más lejos, tampoco nos olvidamos de una que nos atañe en el día de hoy. Hablamos nada más y nada menos que de aquella campaña que en 2005 acabó siendo demandada por Slipknot. Y es que, la empresa de comida rápida pensó que una banda disfrazada y con máscaras emulando a pollos sería la mejor opción para promocionar un nuevo entrante de pollo que acababan de poner a la venta.




Estás máscaras y la indumentaria general evocaba sin ningún lugar a dudas a bandas como GWAR, Mushroomhead o Slipknot. Y, precisamente, esta última se sintió ofendida por la campaña publicitaria y demandó a Burger King y a la agencia publicitaria que la creó por infracción de marca. La banda hizo llegar una carta a ambas partes explicando su desacuerdo con la campaña:

"Es evidente que la publicidad televisiva y el sitio web están diseñados para evocar la imagen y la persona de una actuación en directo de Slipknot. Además de capturar el sabor y la intensidad de la energía de una actuación de Slipknot, los miembros de COQ ROQ llevan máscaras que incluyen una máscara de gas como la que lleva Sid Wilson de Slipknot, una máscara de estilo kabuki como la que lleva Joey Jordison de Slipknot y una máscara con rastas como la que lleva Corey Taylor de Slipknot", decía el comunicado de la banda.

Por supuesto, todas las máscaras de COQ ROQ, que fue el nombre escogido para la banda ficticia que promocionaría este nuevo plato del menú, pese a ser de temática aviar, gozaban de ciertas similitudes con las famosas máscaras del grupo que propicio una demanda histórica. Pero, como era de espera, Burger King no se iba a quedar de brazos cruzados y opuso dura resistencia.




Y es que, en un inteligente movimiento estratégico, la empresa contrademandó, alegando que Slipknot no tenía derecho a la marca en primer lugar, ya que ellos mismos eran una parodia de bandas como Mushroomhead, GWAR, Insane Clown Posse y Mudvayne. Finalmente, ambas partes acordaron retirar sus respectivas demandas y la campaña publicitaria siguió su curso y quedó prácticamente olvidada. De esta manera, tanto la imagen del grupo como de la empresa quedó salvaguardada.

RockFM