Iron Maiden celebrará cuatro décadas de 'The Number Of The Beast' volviendo al analógico

El tercer álbum de Iron Maiden volverá a cobrar vida de una forma totalmente nueva
Iron Maiden celebrará cuatro décadas de 'The Number Of The Beast' volviendo al analógico

Tiempo de lectura: 3’

Tal y como informa Blabbermouth.net, BMG celebrará las cuatro décadas del tercer disco de Iron Maiden, 'The Number Of The Beast' con un lanzamiento conmemorativo en casete que estará disponible, solo en Estados Unidos, como un disco exclusivo para tiendas físicas.

El álbum fue crucial para la historia del rock y vio la luz el 22 de marzo de 1982. El lanzamiento acabaría catapultando a Iron Maiden al estrellato internacional, permitiendo que su trayectoria despegara hasta límites insospechados. A raíz de la salida de este redondo, los ingleses comenzarían una carrera que no se vería frenada salvo en muy contadas ocasiones repleta de grandes éxitos.

El casete está compuesto por ocho grabaciones de las canciones originales remasterizadas en 2015, con la portada y sus colores basados en el lanzamiento en casete de 1982 C-60, así como con detalles rediseñados y actualizados. Este lanzamiento se convierte, así, en un tributo a uno de los formatos originales que vendió millones de copias en tiendas de discos de todo el mundo.

Cara 1

01. Invaders
02. Children Of The Damned
03. The Prisoner
04. 22 Acacia Avenue

Cara 2

01. The Number Of The Beast
02. Run To The Hills
03. Gangland
04. Hallowed Be Thy Name

ctv-bbd-notb cassette sqr-website


Unos meses antes de lanzamiento del álbum, la banda de Steve Harris contaba con una nueva incorporación, el cantante Bruce Dickinson; y, con él, contaban también con nuevas posibilidades musicales. El rango de Dickinson daba mucho más juego que el de su predecesor, Paul Di’Anno. Pero antes de que Maiden entraran en el estudio, ofrecieron una serie de conciertos con Dickinson ya al frente. Algo que, tal vez, a su nuevo cantante le hubiese gustado ampliar, ya que la grabación del disco le traería de cabeza.

El grupo volvió a contratar los servicios del productor e ingeniero Martin Birch, célebre por grabar con Deep Purple, Fleetwood Mac o Black Sabbath entre otros. Y, a priori, seguro que a Dickinson le hacía ilusión trabajar con Birch. No en vano, el productor trabajó con Purple, una de las bandas favoritas de Bruce. De hecho, ‘The Number of The Beast’ salió publicado diez años después que ‘Machine Head’, uno de los grandes discos de la banda de Gillan, Blackmore y compañía (25 de marzo de 1972). Sin embargo, para Dickinson el proceso de grabación fue desesperante. Birch le hacía repetir una y otra vez las tomas, en busca de un sonido potente y diferente. Tantos es así, que Birch creyó, en más de una ocasión, que Bruce no volvería al día siguiente a grabar. Pero lo hizo. Y gracias a su insistencia (e imaginamos que a la desesperación también) nos queda para siempre ese grito brutal de Dicksinon en la canción que da título al disco.

Sea como fuere, el proceso de grabación no fue sencillo. Habitualmente, el trabajo de composición de las letras corría a cargo de Steve Harris. Pero en esta ocasión, el líder del grupo andaba algo escaso de material, por lo que animó al resto a que aportaran su granito de arena. En ese sentido, fue prolífico el trabajo del guitarrista Adrian Smith, quien aportó en canciones como “The Prisoner”, “22 Acacia Avenue” o “Gangland”.

El febrero de 2020, Steve Harris admitió que la presión que sintió a la hora de grabar el álbum fue “inmensa”.

“Fue por el hecho de que usamos un material que, casi íntegramente, estaba compuesto hace tiempo. Antes de nuestro primer álbum, el 'Iron Maiden' de 1980, hubo un periodo de cuatro años y medio en el que nadie nos había firmado aún. Así que teníamos un montón de material que, en realidad, ya estaba allí y que tocábamos en directo, así que lo grabamos todo”.

“El segundo disco, 'Killers' (1981) tenía solo, creo, tres canciones que eran nuevas, porque el resto eran cosas que habíamos estado tocando en directo también. Así que cuando llegamos al tercer disco no sabíamos qué hacer. Esa presión fue, además, muy intensa, y no teníamos mucho tiempo. En aquellos días todo el tiempo hacíamos álbumes y luego salíamos de tour sin parar, es como funcionaba. Así que pensamos: '¿Sabes qué? Si ya nos ha funcionado, vamos a volver a hacerlo'. Teníamos que grabar otro disco. Si había que salir de tour después, era algo que tenía que hacerse”.

RockFM