"It's the End of the World as We Know It" de R.E.M.: cinco cosas que no sabías sobre la canción

El clásico de R.E.M es la canción de los desastres por antonomasia
ctv-zid-rem-michael-stipe

 

Tiempo de lectura: 2’

Sacada del 'Document' de 1987, "It's the End of the World as We Know It" es uno de los temas más conocidos y celebrados de R.E.M.. El tema, alegre y animado, contrasta con el pesimismo y la tristeza que generan la situaciones de crisis o de alarma, en la que el miedo se apodera de los corazones de la gente. Este himno, tan sincero como optimista, es una gran opción para escuchar un día como hoy. ¿Sabías algunas de las curiosidades que lo rodean? 

1. La canción lo significa todo... y no significa nada

En palabras de su vocalista, Michael Stipe: "Las palabras vienen de todas partes. Soy muy consciente de todo lo que pasa a mi alrededor, tanto si estoy durmiendo, despierto, soñando o viviendo un día normal. Hay una parte de esta canción que vino de un sueño en el que estaba en el cumpleaños de Lester Bangs y yo era la única persona cuyas iniciales no eran L.B.. Allí estaba Lenny Bruce, Leonid Brezhnev, Leonard Bernstein... Así que eso acabó en la canción junto a otras cosas que veía mientras me ponía diferentes canales de televisión. Es una colección de ramalazos de conciencia"

2. Michael Stipe la escribió cuando el resto de la banda se iba a cenar

Volvemos a citarle: "Estaba casi entera cuando volvieron y Peter la odió. Al final se rindió y la conseguimos incluir en el disco. Gracias a Dios, siempre nos hemos apoyado para convencernos mutuamente de lo acertados o equivocados que podemos llegar a estar. Él me apoyo con 'Electrolite'". 

3. Le sientan muy bien las profecías del fin del mundo... a nivel comercial

Cuando llegó el 21 de diciembre de 2012, día en el que los Mayas predijeron que se iba acabar el mundo, no ocurrió nada malo, pero esta canción comenzó a vender muchísimas copias de golpe y comenzó a sonar múltiples veces en la radio. Hubo una en especial, la CFEX canadiense, que puso, según afirma la banda, el tema 156 veces seguidas. ¡Nada mal para el fin del mundo! 

4. La letra te hará sonreír... aunque no quieras

Aparentemente y según Michael Stipe, las palabras que se utilizan en la letra de la canción fueron puestas allí, entre otros motivos, para hacer sonreír a la gente. Muchas de ellas tienden a provocar una muecas similar a una sonrisa cuando las pronuncias. ¿Pruebas a cantarla delante del espejo? 

5. La influencia de Bob Dylan

Esta canción está muy influenciada por el estilo en el que Bob Dylan cantaba el tema "Subterranean Homesick Blues". De hecho, Michael Stipe es un gran admirador del cantautor, tanto que una vez rodó una película de bajo presupuesto llamada 'Just Like a Movie' cuyo título era un juego de palabras con la canción "Just Like a Woman". 

RockFM