Jack White: tradición y vanguardia en el Siglo XXI

Hoy cumple 45 años el músico de The White Stripes, The Raconteurs y The Dead Weather, y recordamos por qué es toda una personalidad en el rock.
Imagen del documental ‘It Might Get Loud’ junto a Jimmy Page y The Edge.
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

John Anthony Gillis nació en Detroit (Michigan) siendo el menor de diez hermanos. Sus padres trabajaban para el cardenal de la ciudad como encargado de mantenimiento de su arquidiócesis y secretaria, respectivamente, siendo monaguillos los seis hijos varones de la pareja, incluido Jack White. De hecho, el músico contó que, en su momento, quiso ser sacerdote, pero que a última hora rechazó ir al seminario de Wisconsin en el que le habían aceptado, porque tenía un nuevo amplificador y creyó que no dejarían que se lo llevara. Y es que la pasión de Jack por la música venía de lejos. Con cinco añitos, ya aporreaba la batería y le gustaba la música clásica. Pero a diferencia de otros chavales de su humilde barrio en el suroeste de Detroit, que escuchaban sobre todo hip-hop y música electrónica, Jack estaba obsesionado por el blues y el rock de los años sesenta.

It Might Get Loud - Jack White cartoon from kate anderson on Vimeo.

De seminarista a tapicero
Con quince años, y después de trabajar en varios comercios, Jack White se convirtió en tapicero, gracias a un amigo de la familia que trabajaba en una empresa llamada Third Man Upholstery. Los colores corporativos del negocio eran el negro y el amarillo; justo los mismos colores del sello Third Man Records, que Jack fundó en Detroit en 2001 y que se llevó a Nashville (Tennessee) en 2009. Pero mucho años antes de tener hasta su propia compañía discográfica, un todavía jovencísimo John Anthony se convirtió en batería de Goober And The Peas; la banda de cowpunk por excelencia de Detroit. Esta experiencia le llevó a trabajar con otras bandas de la ciudad, como The Go y Two-Star Tabernacle, además de tocar en jam-sessions nocturnas como Two Part Resin junto a Brian Muldoon; su mentor en la tapicería, con el que publicó sólo un single como The Upholsterers. Entretanto, Jack se casó con Meg White en septiembre de 1996, quien aprendió a tocar la batería pocos meses después, lo que les cambió la vida a ambos.



El dúo de las especulaciones
En el mes de julio de 1997, el Gold Dollar de Detroit acogió el primer concierto de The White Stripes. Y aunque ya habían pasado por el altar, vete tú a saber por qué, Jack y Meg siempre se presentaron como hermanos, lo que dio pie a teorías de toda índole y condición. Su sonido crudo y directo de guitarra, batería y voz marcó el resurgimiento del garaje rock sesentero con guiños al punk, al blues, al folk e incluso del country, en algunas composiciones. Su cuarto álbum de estudio, ‘Elephant’, fue el disco que les consagró definitivamente en todo el mundo, gracias al éxito de “Seven Nation Army”. En 2007, la banda publicó su sexto álbum de estudio ‘Icky Thump’, y en su gira de presentación, Meg White tuvo problemas de ansiedad, por lo que dicho tour se tuvo que cancelar. La pareja llevaba varios años separada como pareja, pero su divorcio como grupo no se anunció hasta el 2 de febrero de 2011, después de vender más dos millones de discos sólo en Estados Unidos y diez millones en todo el mundo.



Una superbanda con polémica
En el año 2006, Jack White y su amigo Brendan Benson publicaron un vinilo de 7", con dos canciones como adelanto del que sería su primer disco como The Raconteurs. Este disco se grabó en el estudio casero que Brendan tenía en Detroit, se llamó ‘Broken Boy Soldiers’, y su primer single fue “Steady, As She Goes”. La base rítmica del grupo estaba formada por Patrick Keeler y Jack Lawrence, y debido al “reconocimiento” de todos sus miembros en otras formaciones, The Raconteurs fue catalogada como una superbanda, aunque en Australia se tuvieron que llamar The Saboteurs, por compartir nombre con un grupo de jazz.



The Dead Weather y otros experimentos
No sabemos si la tercera banda más conocida en la que militó Jack White es también un supergrupo, pero The Dead Weather debutó en 2009 con Alison Mosshart de The Kills a la voz, Dean Fertita de Queens Of the Stone Age a la guitarra, Jack Lawrence de The Raconteurs al bajo, y el propio Jack a la voz y a la percusión. Lo que está clarísimo es que el polifacético artista de Detroit es uno de los músicos más inquietos del Siglo XXI, siendo además de multiinstrumentista, productor, actor y empresario con su sello Third Mand Records, con el que llegó a grabar un disco de versiones de Neil Young en una cabina Voice-O-Graph de 1947 y con el que está a punto de lanzar dos directos inéditos hasta la fecha de Johnny Cash y de los Stooges de Iggy Pop… ¡Larga vida, Jack!

RockFM