Jeff Scott Soto airea los "trapos sucios" de Yngwie Malmsteen que le hicieron dejar de trabajar con él

El vocalista original de Yngwie Malmsteen recuerda que estar en su banda era un verdadero infierno
ie Malmsteen que le hicieron dejar de trabajar con él

Tiempo de lectura: 2’

Jeff Scott Soto, vocalista original de Yngwie Malmsteen ha aireado los "trapos sucios" de su compañero en el podcast The Metal Interview With James, recordando los motivos por los que se vio obligado a abandonar la banda del emblemático guitarrista para perseguir otras ambiciones profesionales.

Cabe destacar que Jeff Scott Soto fue el vocalista principal de Malmsteen en sus dos primeros discos de estudio, 'Rising Force' (1984) y 'Marching Out' (1985).

"Una de las cosas que tuve que aprender fue que no trabajas con Yngwie, sino que trabajas para él. Y esa es una de las razones por las que me tuve que marchar de la banda".

"Estoy muy acostumbrado a trabajar con gente. Construimos y formulamos juntos y me di cuenta de que estaba atado a un contexto en el que el foco principal era el guitarrista. Era su carrera, era su banda, era su visión".

"Yo pensaba que su idea era comenzar rodeándose de los mejores músicos que pudiera encontrar y que luego todos creceríamos juntos, que construiríamos su visión juntos y que también se convertiría en la nuestra. Ese fue nuestro primer fallo".

Sin embargo, las cosas no salieron como el cantante deseaba y la banda no discurrió por el camino que él imaginaba.

"Cuando comenzamos a avanzar, me di cuenta de que no trabajas con Yngwie, que trabajas para Yngwie. Y entonces me di cuenta de que de que no quería trabajar para alguien -incluso en aquel entonces, cuando nos estaban dando muy poco crédito y ni siquiera nos estaban pagando la precaria paga que nos prometieron- y que todos mis delirios de grandeza se estaban saliendo por la ventana".

"Simplemente dije: 'Esto no es para mí. No siento el respeto suficiente...'. Y no estoy hablando sólo de Yngwie, estoy hablando del conjunto de todo. No había concentración, tampoco por parte de la compañía discográfica ni el management. Ni si quiera los fans estaban al 100%. Todo era Yngwie, Yngwie, Yngwie. Y yo pensaba: 'Estoy poniendo tanto esfuerzo en esto como pondría en cualquier otra banda en la que estuviera y no estoy obteniendo nada a cambio".

"Quería estar en un proyecto en el que recogiera los frutos de mi esfuerzo, y esa es la razón principal por la que le dejé. No tuvo nada que ver con que no me gustase la música o que nos peleáramos", continúa Soto.

"Simplemente echaba de menos estar en la banda, compartirlo todo. De hecho, era el único americano en el conjunto".

"Normalmente, cuando bajas del escenario y llegas a backstage, estás sudoroso y te ríes de lo que haya podido pasar en el concierto y toda esa clase de cosas a las que, al final, te acostumbras".

RockFM