Jim Root: “Le he entregado mi vida a Slipknot”

El guitarrista de Slipknot admite que ha renunciado a formar una familia para centrarse en la banda
ctv-rgh-jim-root

Tiempo de lectura: 2’

Cuando sales de gira, tener una vida normal es de lo más complicado. Aunque ser una estrella de rock parezca un sueño, también hay situaciones en las que puede convertirse en una verdadera pesadilla. Eso es lo que afirma Jim Root, guitarrista de Slipknot, que en unas recientes declaraciones ha explicado lo mucho que ha dejado de lado para poder triunfar con Slipknot, incluyendo su propia salud. 

“Salir de gira es duro, tío”, comienza. “Es difícil encontrar comida sana para alimentarse y también es complicado salir, hacer cosas y estar activo. Porque cuando estás tan reventado de viajar piensas, '¿quiero salir a correr hoy? No, solo quiero encender mi Xbox y jugar al 'Call Of Duty' en su lugar'”, ha admitido. 

“Es mucho trabajo, es un gran sacrificio. Y hace poco, se lo tuve que explicar a algunas personas. Es como que el trabajo real comienza cuando firmas con una discográfica y sales ahí fuera y comienzas a hacer cosas y a sacar discos. Has estado pensando en tu próximo disco cuando todavía estás trabajando en el disco actual. Siempre tienes que ir un paso por delante de ti mismo. Y siempre pasa algo. Además, está lo de viajar. Es difícil estar en una relación -no solo personal, sino también con familia y amigos. Echas de menos tu casa. Es como si tuvieras que moverte entre dos realidades alternativas, tienes el mundo de tu casa y luego el mundo de salir de gira”, ha explicado. 

“He renunciado a tener familia porque sabía que iba a estar de gira todo el rato, así que cuando vuelvo a casa, es como que soy yo. ¿Sabes lo que digo?”, declaró. “Así que es algo difícil para mí desconectar de todo esto, hay momentos en los que me cuesta. Otros chavales, como Clown o Corey tienen hijos y parejas y cosas así. Estoy seguro de que, para ellos, es una transición rara volver. Porque cuando salimos de gira, no solo nos vamos uno o dos meses y luego volvemos a casa el resto del año. Salimos, lo mismo, seis, ocho y a veces nueve o diez meses al año, y eso es mucho tiempo lejos de casa. Todo esto durante 20 años. Estoy empezando a darme cuenta, con la edad que tengo, que es como, wow, le he dado mi vida entera a Slipknot voluntariamente. No me arrepiento. No cambiaría un solo segundo. He aprendido mucho”, ha finalizado. 

RockFM