Jim Root (Slipknot): “No practico, ni siquiera toco la guitarra si no estoy subido al escenario”

El guitarrista de Sliplnot admite que pasa más tiempo jugando a la consola que tocando la guitarra
Jim Root (Slipknot): “No practico, ni siquiera toco la guitarra si no estoy subido al escenario”

Tiempo de lectura: 2’

Durante una nueva entrevista con Guitar Interactive Maganize (transcrita por Blabbermouth.net), el guitarrista de Slipknot, Jim Root, se ha sincerado sobre la pereza que le provoca tocar la guitarra cuando no está de gira con su banda. El músico ha admitido que pasa más tiempo jugando a la consola que practicando.

“Toco la guitarra, pero no me considero un guitarrista. Hubo un momento de mi vida en el que quería ser como John Petrucci, Yngwie Malmsteen o Paul Gilbert, de estilo shredder. Pero he tenido muy pocos discos de esta gente, quizás un álbum de Satriani, otro de Racer X y, quizás, tres de Yngwie. Después de un rato pienso: 'Necesito una canción'. Tiene que haber una canción para que me guste. Eso es lo que me gusta de algunos de los primeros trabajos de esa gente, cantaban con sus guitarras”.

“Me gusta el rock and roll, me gustan las melodías y las voces que tienen un punto crudo en ellas. Disfruto de esa clase de cosas. Me encuentro entre todos esos factores distintos”, continúa Root.

“También es cierto que soy muy perezoso. A no ser que esté sobre el escenario, no toco la guitarra. Eso o cuando estoy componiendo. Nunca me siento con ella. Suelo pasar por fases de amor y odio”, se sincera el hacha. “Así que cuando la uso en casa suele ser cuando me siento en el porche de mi casa con un pequeño amplificador de práctica y me tiro horas tocando”.

Pero me he dado cuenta de que, si hiciera eso cada día, podría ser realmente bueno. Aún no sé qué es lo que toco, no conozco la teoría y por eso nunca doy seminarios”, admite. “Después de 20 años saliendo de gira, a veces no quiero ni mirar la guitarra. Pero entonces, con esta relación de amor y odio que tengo, me compro una nueva. Me acabo de hacer con un nuevo modelo de Charvel, con un humbucker, una pastilla single-coil y Floyd Rose”.

“Me recuerda a la guitarra de cuando tenía 15 años. Me hice con la guitarra, la dejé en casa, le puse las cuerdas y me puse a ajustarla. La dejé lista y fue como: 'Guau, ha sido muy divertido. No había ajustado una guitarra por mi cuenta desde hacía años'. Estaba como en un estado zen mientras lo hacía”.

“Todo lo que quería hacer era sentarme y tocarla. Ahí me di cuenta de que si pusiera mi energía en esto en lugar de sentarme a jugar a la Xbox, dejaría más trabajo hecho”.



RockFM