John Hinckley, el hombre que intentó asesinar a Ronald Reagan, se dedica a cantar canciones de amor en YouTube

Su obsesión con la actriz Jodie Foster y la película 'Taxi Driver' le llevó a intentar matar al entonces futuro presidente de Estados Unidos
John Hinckley, el hombre que intentó asesinar a Ronald Reagan, se dedica a cantar canciones de amor en YouTube

Tiempo de lectura: 2’

John Hinckley Jr., el hombre que intentó asesinar a Ronald Reagan en un intento de “impresionar” a la actriz Jodie Foster ha comenzado a publicar vídeos cantando canciones de amor compuestas por él mismo en YouTube, llegando a tener cerca de 7000 suscriptores, tal y como informa el Daily Mail.

Una de las canciones que más visitas acumulaba el pasado miércoles era su balada “Everything is Gonna' Be Alright”, que tenía unas 16.000 visualizaciones. Hinckley, por el momento, no está pidiendo ningún tipo de pago ni de donación para apoyarle en su nueva carrera como artista.



El nativo de Oklahoma, de 66 años, pasó 35 años en un hospital psiquiátrico después de intentar asesinar al entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos, Ronald Reagan. Ahora, John se dedica a la pintura, la guitarra y el canto.

El año pasado, además, Hinckley ganó una batalla legal para poder publicar su nombre y su arte bajo su propio nombre, ya que antes, los tribunales le habían obligado a que toda forma de trabajo artístico de su autoría que viera la luz permaneciera anónima.

Aunque Hinckley trató de convertirse en actor cuando era joven, sus sueños quedaron rotos como los de tantos otros aspirantes a la fama y la gloria. Sin embargo, los problemas comenzaron cuando John se obsesionó con la película 'Taxi Driver', en la que aparecía una jovencísima Jodie Foster, con la que desarrolló una malsana psicosis.

La única forma en la que se le ocurrió declarar su “amor” por la actiz fue intentando asesinar a Reagan a la puerta de un hotel en Washington, hiriéndole en el pulmón y haciendo daño, además, a otras tres personas. Por suerte, nadie perdió la vida en el intento de asesinato.



Sin embargo, la salud mental de Hinckley, en dudosas condiciones, provocó que no fuera a la cárcel, sino a un psiquiátrico en el que pasó 35 años. La libertad le llegó, por fin, en 2016.



RockFM