Jon Bon Jovi confiesa cuál es la canción de Dire Straits que "podría haberle metido en problemas"

El legendario cantante de Bon Jovi habla sobre la influencia de Dire Straits en su música
Jon Bon Jovi confiesa cuál es la canción de Dire Straits que "podría haberle metido en problemas"

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista con Kyle Meredith, Jon Bon Jovi ha hablado sobre su nuevo disco, '2020', así como de la influencia de Mark Knopfler y de Dire Straits en su música, incluyendo el tema de la banda británica que "podría meterle en problemas". Por último, el artista también se ha sincerado sobre el clásico 'Slippery When Wet' (1986).

Durante la charla, se preguntó a Bon Jovi sobre uno de los tracks de su nuevo álbum, "Blood in the Water" y sobre si era una "coincidencia" que "la guitarra sonara tan parecida a la de Mark Knopfler" en la canción "Brothers in Arms".

"Lo primero que quiero decir es que sí, Knopfler y Dire Straits estaban muy altos en mi lista de bandas favoritas mientras crecía. De hecho, recuerdo que, en algún punto de mi vida, estuvieron los primeros. Así que la sensación de la guitarra es similar a la de Knopfler, sí".

"Además, el título 'Brothers in Arms' también es de una canción de mi nuevo disco. Al bautizarla así, era consciente de que este era su disco con más éxito comercial pero, por otro lado, tenía los versos compuestos. Y, cuando aquellas palabras salieron de mi boca, me quedé como: 'Esto podría meterme en problemas'.

"Y sí, mis influencias se sienten, de forma definitiva, a lo largo del disco. Mentiría si dijera que no bebo de Bowie, Dire Straits, John Fogerty o The Beatles. Es obvio, cualquier que te diga que no tiene influencias es un mentiroso".

Sobre la producción de sus álbumes, Bon Jovi ha dicho lo siguiente sobre cómo le gusta que suenen los redondos y sobre cómo algunos trabajos pueden sonar, a día de hoy, a otra época.

"Creo que cuando escucho discos en los que trabajó el productor Bob Cleramountain -que ha mezclado dos temas de mi nuevo álbum- en la radio, con sus características baterías, recuerdo cuando solía traerle café hace cuatro décadas. Escucho esos sonidos y digo: 'Oh sí, eso es 1984'".

"Piensa que nuestro productor, John Shanks, y yo somos bastante competentes en lo que se refiere a sonar frescos, pero también intentar ser atemporales. Cuando escuchas 'Slippery When Wet', hay una grandeza fuera del tiempo en su sonido que hemos seguido persiguiendo desde entonces, aunque no lo he vuelto a lograr".

"Creo que es el cuarto, lo abierta que esté la grabación, creo que fue analógica y, también, lo sencillo de las composiciones. Para 1992, cuando grabamos 'Keep the Faith' ya nos habíamos pasado al digital y teníamos cientos de pistas de mierda, mierda y más mierda unas encima de otras, porque la tecnología lo permitía".

"Y, para el momento en el que llegó 2020, fui realmente rápido en el estudio cuando estábamos con el mezclador. De hecho, mis palabras a Shanks fueron: 'Eso va fuera y eso también va fuera porque en el disco no van a ir'. Nos libramos de muchísimas pistas básicamente, porque si no podemos volver a hacerlas sonar de la misma forma en directo, no quiero que formen parte del disco".

"No me importa cuantas pistas digitales pienses que tienes, deshazte de ellas porque lo que estoy intentando hacer es que este trabajo suene bien dentro de 10 años. Aunque bueno, después se me rompe el corazón porque la gente lo escucha en unos cascos que cuesta unos pocos céntimos fabricar. Pasé dos años de mi vida intentando grabar ese disco y esos malditos cascos... da asco cómo están construidos".

"Nos dejamos el lomo grabando discos, tienes que ir al estudio y tienes que calibrar hasta cómo suena el sitio en el que lo grabas o el tipo de micrófono que usas, ¿y sabes qué? La gente lo escucha en los cascos que le dio Apple o en un altavoz detrás del sofá y otro en la estantería. Eso te permite tranquilizarte cuando lo estás grabando y dices: 'Vale, sé cómo van a escuchar estos discos'".

"Me rompe el corazón. Encima comprimen los audios para emitirlo en la radio y, cuando la escuchas en el coche, hay un montón de factores que comprometen su calidad. Todos nos quejamos de que las cosas ya no suenan como antes, a X o a Y, pero es duro porque, en este momento, lo único que intentas es que, al menos, llegue tu mensaje".

RockFM